Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

media

es

Creadores audiovisuales nikkei de película

El mundo de hoy es una película. Todos consumen, a través del cine, las plataformas digitales y otros medios, distintos videos y contenidos similares que provienen de los rincones más distantes del mundo a través de pantallas grandes y pequeñas. Muchos nikkei están aprovechando ese recurso para contar sus historias, algunas vinculadas a ese origen proveniente de Japón, de su mitad peruana o de otras identidades. Las historias de Kaori, Guillermo y Julio podrían ser los primeros capítulos de este recuento de creadores.

Kaori Flores, Japón y Venezuela

Kaori Flores Yonekura y su primer largometraje inspirado en la migración japonesa. Crédito: Archivo Kaori Flores Yonekura

Kaori Flores Yonekura es una cineasta venezolana, egresada de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, Cuba. Ha participado en más de 20 obras, individuales y colectivas, siendo la más conocida su ópera prima, Nikkei (2011). Este documental, producido en Perú y Venezuela, aborda la historia de inmigración japonesa a Latinoamérica. El largometraje trata sobre la construcción de la identidad a partir de la inmigración.

“Utilicé como conducción el viaje de mis abuelos, explicando las condiciones económicas, políticas, sociales y humanitarias de diferentes épocas”. Kaori cuenta que sabía del viaje, pero sin muchos detalles. Como muchos japoneses, sus abuelos eran reservados. Se grabó en Perú, Venezuela y Japón, siendo traducido al inglés y japonés.

De Japón usaron los sonidos de las máquinas de Tokio y los cuervos. De Perú, las palomas y su música tradicional. De Venezuela los sonidos del lugar. En 2023, el guion de su cortometraje de ficción llamado “Oütsu” fue seleccionado en la competencia Short Script del Festival Internacional de Cine de Chihuahua. La historia trata de una curandera que explora la conexión entre la Tierra y el cielo. “Mi identidad nikkei es parte esencial de mí. En mi proceso creativo, esta amalgama de historia, naturaleza y cultura se convierte en una perspectiva que influye en cómo cuento mi historia y cómo veo el mundo”, añade.

La conexión con la cultura japonesa le ha provisto de narrativas que le ayudan a reflejar su identidad, como “hilos que tejen la tela de mi forma de ver el mundo”. A través de estas historias busca hacer cercana y más entendible a otras personas la complejidad y belleza de su conexión con la cultura nikkei y japonesa. Además, Kaori Flores Yonekura ha realizado otros trabajos fílmicos sobre cultura latinoamericana, indigenismo y derechos humanos, y también ha sido jurado en festivales internacionales diversos. 

Actualmente, Kaori Flores Yonekura está en la postproducción de su segundo largometraje documental: El extraordinario viaje del Dragón, realizado con un archivo de 900 fotografías, y en el desarrollo de su primer largo de ficción El cristal de Tetsuo, basado en un cuento homónimo escrito por ella que está disponible en plataformas como Kindle.

 

Guillermo Isa: comunidades ancestrales

Guille Isa ha realizado documentales en comunidades nativas en Perú y Colombia. Crédito: Archivo Guille Isa.

Guillermo Isa Palomino tiene 39 años, nació en Perú y es director de cine de ficción y documental, además de director de arte. Ha trabajado en obras teatrales, programas de televisión y películas. Entre estas últimas, destacan sus historias sobre las tradiciones nativas y ancestrales de pueblos de Perú y Colombia. En 2019, obtuvo el premio al Mejor Cortometraje en la categoría “No Ficción” con su película Dulce en el Short Shorts Festival de Cine de Asia, celebrado en Tokio. Esta historia, codirigida por el colombiano Angello Faccini, ha obtenido numerosos premios y gran reconocimiento por su mensaje conservacionista, en el cual se trasluce su identidad nikkei.

“Lo nikkei es mi esencia, es mi manera de ser, mi geito (destreza). Es la manera como entiendo el mundo y como me relaciono con él”, explica Guille, quien explica que esa esencia forma parte de toda su creación y experiencia. Habiendo nacido entre dos mundos tan lejanos y distintos, pero tan cercanos y símiles, el cineasta dice que aprendió desde temprana edad que la verdad y la realidad se transforma. “Y es tan verdadera y real en cualquiera de sus presentaciones. Ahí encontré mi rol como artista, y me convertí en una especie de puente o traductor entre diferentes culturas, formas de pensar y entender el mundo”.

Su último trabajo se titula Year Zero, una serie documental global de tres partes que se ha filmado en diez países diferentes y en la que Isa es el creador y director de una historia. “Dirigí una historia en Lima. luego colaboramos con 10 directores alrededor del mundo para que cada uno dirija una historia y las interconectamos en tres episodios de una hora cada uno”, dice Guille, quien recuerda que la cultura japonesa siempre ha estado presente en su casa, así como las tradiciones culturales, gastronómicas y espirituales.
 

Julio Mora: cine e identidad

Julio Mora Ueno vivió en Japón donde empezó a contar historias de las regiones de ese país. Crédito: Archivo Julio Mora.

A los 23 años, Julio Mora Ueno viajó a Japón a trabajar y se quedó doce años como dekasegi. En ese lapso, su sueño de hacer cine se mantuvo con vida gracias a una oferta de trabajo que lo llevó a recorrer todo el país. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón quería filmar más de veinte ciudades para fomentar el turismo y fue entonces que el peruano pudo notar las diferencias que hay por regiones y culturas; algo que encontraría también al volver al Perú.

Su abuelo Saneo Jitsuo era de la prefectura de Kagoshima y fue el motivo de uno de los primeros trabajos audiovisuales que realizó en Perú. “Me interesaba hacer videos entre documentales y ficción que retraten las costumbres e identidades”, dice Julio, quien grabó en Puno historias relacionadas a la Festividad de la Virgen de la Candelaria. Luego llegó el proyecto “Restaurando vínculos”, que en 2022 obtuvo un presupuesto del Ministerio de Cultura que le permitió grabar en Ayacucho, Madre de Dios y Lima.

A través de tres cortos, Mora explora los resultados que tiene la hospitalidad en las personas. El dedicado a los descendientes de japoneses en Perú se titula Hospitalidad y Memoria, y se apoya en la ceremonia de té como pretexto para recoger testimonios de los migrantes de inicios del siglo XX y su integración con la comunidad. Llevar este rito con las tradiciones japonesas a las montañas del Perú despierta la sensibilidad de quienes participan en él y de los que pueden verlos en pantalla.

En el otro extremo, Uranai (que significa ‘predicción’) es un corto de ficción de terror y suspenso que busca ser un homenaje al ocultismo oriental. “Habla de la facilidad de los ritos y rituales del colectivo. Sobre lo parecidos que son siempre en todo lado. Por esto el personaje oriental llega a este reino fantástico”, cuenta Julio.

 

© 2023 Javier García Wong-Kit

documentaries films Guillermo Isa Palomino Julio Mora Ueno Kaori Flores Yonekura Peru producers Venezuela