Discover Nikkei Logo

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2024/5/6/kaz-nakamura-2/

La Galería de Arte de Ontario rinde homenaje al artista japonés-canadiense Kaz Nakamura—Parte 2

comentarios

Kazuo Nakamura, Bosque del Norte , 1954. Óleo sobre madera prensada. Galería de arte de Ontario. Donación de Eleanor y Russell Hutchison, 2008. © Galería de Arte de Ontario. 2008/237.

Leer Parte 1 >>

Akira Yoshikawa , Artista, Toronto

Mi primer encuentro con la obra de arte de Kazuo Nakamura fue en la Galería de Arte de Ontario. Todavía era un adolescente tratando de decidir qué dirección tomar después de graduarme de la escuela secundaria. Sabía que tenía fuertes intereses en el diseño y la arquitectura.

Mientras recorría la galería, un cuadro en particular me llamó la atención. La pintura representaba bloques arquitectónicos apilados en un paisaje modernista minimalista. El artista sólo había utilizado pinturas negras, azules y blancas. No hay figuras humanas en el cuadro, el ambiente es desolado y frío. Miré la etiqueta y descubrí que era de Kazuo Nakamura, la obra se llamaba Fortaleza pintada en 1956.

No conocía al artista. Pero sentí una conexión y una sensación de consuelo gracias a nuestros nombres japoneses. Pero nunca imaginé que exponería mi obra de arte junto con Kazuo Nakamura más adelante en mi vida. Nuestras obras se incluyeron en la exposición colectiva de 1987 Shikata Ga Nai, un estudio del arte contemporáneo realizado por canadienses japoneses coordinado por Bryce Kanbara. El karma positivo estaba alineado con nosotros.

Kazuo Nakamura. Tres Plantas , 1960. Óleo sobre lienzo, 48 x 60,7 cm. Galería de arte de Ontario. Donación de Eleanor y Russell Hutchison, 2008. © Patrimonio de Kazuo Nakamura. 2008/240.

La última vez que vi a Kazuo fue en 2001 en la Galería Robert McLaughlin de Oshawa para la inauguración de su exposición retrospectiva El método de la naturaleza . Pero me informaron que estaba bastante enfermo debido a la enfermedad de Lou Gehrig (ELA).

Durante la inauguración quedé hipnotizado cuando me encontré con su pintura llamada Into Space, pintada en 1954. Me quedé frente a la obra durante mucho tiempo, tratando de descubrir de qué se trataba. No hay demasiados elementos en la composición con los que uno pueda identificarse; Tres líneas verticales creadas por cuerdas, el color general de las pinceladas azules son en su mayoría verticales pero se aplican de manera desigual. La sensación general en el lienzo de 22” x 27” es estéril y escasa. Pensándolo bien ahora, es muy similar a la experiencia que uno tiene cuando se sienta frente a un jardín zen como el del Daisen-In en Kioto. El tema, por tanto, es Universal.

Unos días después de la inauguración le escribí una carta expresando lo mucho que me intrigaba y desafiaba la pintura Into Space .

Es comprensible que nunca supiera nada de él.

* * * * *

Bryce Kanbara , artista/curador, Hamilton, ON

Kaz Nakamura fue uno de los pocos canadienses japoneses nisei que eligieron ser artistas (una elección de carrera cuestionable en cualquier caso y en cualquier momento), pero particularmente en una comunidad que acababa de perderlo todo durante el internamiento de canadienses japoneses (JC) durante la Segunda Guerra Mundial. ) y estaba luchando con los desafíos de reconstruir sus vidas y lidiar con los efectos psíquicos del duro trato que les dio el gobierno. De alguna manera, Kaz se centró en hacer arte y ser reconocido como un artista tan bueno como cualquier otro y mejor que la mayoría.

Aquellos de nosotros en la generación siguiente que nos sentimos atraídos por el arte vimos en Kaz y a otros Nisei en las artes como Roy Kiyooka (1926-1994), Takao Tanabe, Raymond Moriyama, Joy Kogawa (quienes, como mencioné, eran muy pocos en número) como ejemplos increíbles y formidables de ir contra la corriente, haciendo arte importante y reconocido a nivel nacional e internacional. Y aunque su vida artística estuvo bastante alejada de la comunidad de JC, permaneció en contacto y, en algún momento, profundamente involucrado en la comunidad de JC.

Los JC iluminados involucraron su participación en la creación de la visión del edificio del Centro Cultural Japonés Canadiense en Wynford Drive, por ejemplo, que por cierto fue el primer gran proyecto de Raymond Moriyama (1929-2023). Kaz tenía archivos de material almacenados: la acumulación de una década de trabajo para establecer el JCCC.

Sentí en su comportamiento tranquilo y actitud perseverante una cualidad que quizás refleja el trauma intergeneracional del que tanto se habla hoy en día. Una consecuencia del Internamiento, del impulso de la posguerra por asimilarse, por no ser castigado por ser de ascendencia japonesa. El síndrome de la minoría modelo.

A pesar de esto, Kaz contribuyó a su comunidad (JCCC) y creó un gran arte, del que la mayoría de la comunidad era consciente debido al reconocimiento que le otorgaron en el mundo del arte.

La presión para lograr una asimilación y una movilidad social ascendente fue realmente poderosa. Conozco a varios artistas de mi generación que se graduaron en Bellas Artes y luego recobraron el sentido y se hicieron abogados y economistas.

Era reservado y modesto en público, particularmente en comparación con otros miembros de Painters Eleven que no sólo eran extrovertidos sino también carismáticos. Harold Town, William Ronald, así como su trabajo, siempre fueron percibidos como más tranquilos, más calculados y basados ​​en el pensamiento, en lugar de estar basados ​​en las emociones.

Aunque su comportamiento puede haberlo hecho parecer socialmente reticente, tenía una confianza suprema en la importancia de su trabajo. Y construyó esa confianza en sí mismo a medida que construyeba sus ideas sobre la pintura, de manera sistemática. Sabía que su trabajo matemático reflejaba ideas avanzadas y difíciles, particularmente cuando se presentaba en un contexto artístico, como pinturas, en exposiciones en galerías de arte. A la gente le gustaban, pero estaban desconcertados.

Kazuo Nakamura. Serie Topológica 5 , 1968. Óleo sobre lienzo. Galería de arte de Ontario. Donación de Kazuo Nakamura, Toronto, 2001. © Galería de Arte de Ontario. 2001/70.

Sus pinturas de estructura numérica (le pregunté por qué sentía que era necesario hacerlas, cuando la verdadera emoción de sus exploraciones parecía residir en las pilas de formulaciones escritas a lápiz que hizo a lo largo de los años. La expresión estética de lo que estaba pensando: la conexión de sus ideas sobre la naturaleza y la pintura, todavía eran muy significativas para él y afortunadamente para nosotros, porque son hermosas.

Hay algunas escenas donde las fórmulas y los números en cascada parecen ininteligibles, pero nos transportan.

 

Pero él era canadiense e internacionalista en esa forma de pensar. (Declaración de Shikata ga nai de 1988). Pregunté a todos los artistas: “¿Qué significa para ustedes ser japonés-canadiense?” La respuesta de Kaz fue inequívoca.

“Para los pintores canadienses de ascendencia japonesa, significa cierta conciencia del flujo cultural oriental, en particular el desarrollo del concepto de naturaleza y la sofisticación del diseño natural. Esos pueden tener algún impacto en nuestro pensamiento”.

* * * * *

Christopher Cutts, Galería Christopher Cutts , Toronto

En 1987, la AGO organizó una recepción para todos los artistas que formaban parte de su colección permanente. Asistí a la recepción con el artista John MacGregor, quien, al ver a Kazuo Nakamura en el evento, se ofreció a presentármelo. Entonces, me llevó con Nakamura y le pregunté en qué estaba trabajando actualmente, a lo que respondió: Estructura numérica .

Estructura numérica n.° 4, 1969-1983. Óleo, resina y grafito sobre lienzo. Galería de arte de Ontario. Donación de Kazuo Nakamura, Toronto, 2001. © Galería de Arte de Ontario. 2001/71.

No pintura, sino el estudio de secuencias y patrones numéricos, creando formas y dimensiones que reflejan el mundo natural. Después de escuchar su respuesta, le pregunté si podía visitar su estudio y me dijo que sí.

Estructura interna , c. 1956. Óleo sobre tableros duros sin templar. Galería de arte de Ontario. Compra con la ayuda del Patrimonio de Christian Claude, 2001. © Galería de Arte de Ontario. 2000/1152.

Iba allí con regularidad y desarrollaba un gran aprecio por el trabajo de Kazuo mientras me explicaba pacientemente sus conceptos en cada visita. En ese momento, se dedicaba por completo a la Estructura Numérica. Estaba comprometido con su investigación y confiado en que lo que estaba haciendo era importante. Si bien sus investigaciones sobre el tema comenzaron en la década de 1970, su interés por las complejidades internas del universo es evidente en las primeras abstracciones que datan de los años cincuenta, a menudo tituladas Vista interior o Estructura interior .

El artista Dennis Burton me recordó una vez un encuentro casual entre los dos en los años sesenta. Se dio cuenta de que Kazuo llevaba un ejemplar enrollado de Scientific American. Cuando cuestionó esta elección de publicación en lugar de, digamos, una revista de arte, Nakamura simplemente respondió: "Quiero saber la verdad".

Eso era lo que distinguía la estética de Nakamura de la de sus contemporáneos: era un hombre de fervor intelectual, obsesivamente curioso.

Nakamura con Christopher y otros dos miembros de Painters Eleven. De izquierda a derecha: Tom Hodgson, Christopher Cutts, Kazuo Nakamura y Ray Mead. La foto fue tomada en la casa y el estudio de Tom Hodgson en Hastings, Ontario, entre principios y mediados de los años 90.

* * * * *

Kathy Okawara, una amiga

Mi amistad con Kaz

Mi difunto marido, el arquitecto Harvey Okawara (1926-2010), era un amigo íntimo de Kaz Nakamura. Conoció a Kaz en Tashme cuando tenían unos 16 años y su amistad se desarrolló gracias a su interés compartido por el arte. A diferencia de Harvey, Kaz hablaba en serio y, en lugar de unirse a los grupos sociales de adolescentes de Tashme, Kaz se centraba en su arte y su trabajo. A Harvey le sorprendió bastante darse cuenta de cuántas pinturas produjo Kaz en Tashme cuando aparecieron en la exposición de 2001 en la galería del Centro Cultural Japonés Canadiense.

Su amistad continuó después de la evacuación cuando ambos vivían en Toronto a pesar de sus diferentes trayectorias profesionales. Se involucraron en el proyecto de planificación del Centro Cultural Japonés Canadiense y después de estas reuniones de planificación pasaron horas conversando hasta bien entrada la noche, cuando Harvey llevaba a Kaz a casa. Cuando Kaz le dijo que se iba a casar, Harvey se ofreció a pasar por el Ayuntamiento para tomar fotografías. Cuando llegó, Lillian dijo: "¡Bien, podemos empezar ahora que ha llegado el padrino!".

Contrariamente a la descripción que los medios hacen de Kaz como un recluso, sus amigos a menudo disfrutaban de reuniones sociales que Kaz organizaba en su casa y nos permitían ver una vista previa de sus últimos trabajos. A medida que su arte evolucionó y se obsesionó con su serie de números, su explicación nos desafió, la cual presentó con una gran cantidad de cuadros y gráficos que creó meticulosamente antes de concluir con la obra de arte final. Después de su matrimonio con Lillian, la amistad continuó aunque el enfoque se centró más en nuestras familias en crecimiento.

A pesar de su brillantez y elogios de fama en el mundo del arte, Kaz siguió siendo un hombre amable, generoso y humilde. A menudo bromeaba diciendo que solo usaba camisas grises que compraba en la tienda Army & Navy y que cuando cerraron, su esposa Lillian le cosía camisas grises similares.

Siempre analítico por naturaleza, Kaz respondió preguntas respaldadas con el material de referencia que había guardado. Incluso cuando decidimos invertir en el mercado de valores por diversión, Kaz produjo rollos de cuadros y gráficos detallados escritos a mano de cada empresa potencial; ¡pero no ganamos dinero!

—Un artista, erudito y un verdadero amigo.

 

© 2024 Norm Masaji Ibuki

pinturas abstractas artes gráficas japoneses canadienses pintura moderna pintura
Sobre esta serie

La serie Canadian Nikkei Artist se centrará en aquellos miembros de la comunidad japonés-canadiense que participan activamente en la evolución actual: los artistas, músicos, escritores/poetas y, en términos generales, cualquier otra persona en las artes que lucha con su sentido de identidad. Como tal, la serie presentará a los lectores de Discover Nikkei una amplia gama de 'voces', tanto establecidas como emergentes, que tienen algo que decir sobre su identidad. Esta serie tiene como objetivo agitar esta olla cultural de Nikkeiness y, en última instancia, construir conexiones significativas con los Nikkei en todas partes.

Conoce más
Acerca del Autor

Norm Masaji  Ibuki, vive en Oakville, Ontario. Escribió sobre la comunidad Nikkei Canadiense desde los comienzos de 1990. Escribió mensualmente una serie de artículos (1995-2004) para el diario Nikkei Voice (Toronto) donde describía su experiencia en Sendai, Japón. Actualmente, Norm  enseña en la preparataoria y continúa escribiendo para varios publicaciones.

Última actualización en diciembre de 2009

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Discover Nikkei brandmark Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
NUEVA CUENTA DE REDES SOCIALES
¡Estamos en Instagram!
¡Síguenos en @descubranikkei para noticias sobre nuevos artículos, programas, eventos, y más!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!