Descubra a los Nikkei

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2023/2/23/9473/

Yoshie Fujiwara y los japoneses americanos I: Una noche en la ópera

Yoshie (también conocido como Yosie) Fujiwara, un tenor y empresario legendario cuya carrera abarcó décadas, fue el nombre más importante de la gran ópera en Japón durante el siglo XX . Durante gran parte de ese período, se desempeñó como director de la Compañía de Ópera Fujiwara. A través de sus actividades como cantante, director y profesor, Fujiwara “casi sin ayuda… mantuvo viva la ópera en Japón”, en palabras de la revista Newsweek . Sus giras por Norteamérica despertaron un gran entusiasmo entre los estadounidenses de origen japonés, quienes apodaron a Fujiwara "Nuestro Tenor" y ayudaron a inspirar su interés por la música clásica.

Yoshie Fujiwara

Fujiwara nació en Japón el 5 de diciembre de 1898, hijo de Neil Brodie Reid, un comerciante escocés, y Kiku Sakata, una geisha y biwa que trabajaba en Shimonoseki. Sus padres no permanecieron juntos. Aunque Reid finalmente ayudó a financiar la educación de su hijo, los dos no se conocieron hasta años después. Cuando era niño, Yoshie fue adoptado por Tokuzaburō Fujiwara y tomó el apellido "Fujiwara".

Según una fuente, cuando era adolescente, Fujiwara se unió al Teatro Koshu y a la compañía de ópera de Nobuko Hara, cantando bajo el nombre artístico de Toyama. Otro afirma que se unió a la Compañía de Teatro Shin-Kokugeki de Shojiro Sawada en 1918. Cualquiera sea el caso, Fujiwara decidió convertirse en tenor de ópera y concertista de estilo occidental, lo que significó estudiar en Europa.

En 1919, poco después de que terminara la Primera Guerra Mundial, el joven Fujiwara navegó a Italia para estudiar canto en Milán. En 1921 vivía y estudiaba en Inglaterra. (Años más tarde, Fujiwara y su colega tenor Yoshinori Matsuyama recordaron sus luchas para mantenerse durante sus días en Inglaterra, y cómo patrocinaban al mismo prestamista de Londres para obtener préstamos durante los períodos de inactividad). Fujiwara hizo rápidos progresos: en septiembre de 1922 ofreció un concierto en el conocido Wigmore Hall de Londres (con audacia, incluyó en su programa la composición modernista de Stravinsky “Tres letras japonesas”).

En enero de 1923, Fujiwara viajó a Nueva York, donde atrajo la atención de la prensa tanto por su canto como por su aspecto llamativo; los periodistas pregonaron su parecido con el ídolo del cine de Hollywood, Rudolph Valentino. Hizo su debut en un recital en el Carnegie Hall y luego cantó ante un público mayoritariamente nikkei en el Aeolian Hall, en un programa con los bailarines Sei Hara y Masao Takata.

El crítico del New York Tribune afirmó: “Su evidente experiencia, su buena apariencia y sus modales agradables contribuyeron en gran medida a complementar sus poderes tonales claros y atractivos, aunque más bien pequeños”. El New York Times añadió: "Tiene una voz de tenor lírico de muchas cualidades encomiables y su uso y control demuestra una habilidad natural y un entrenamiento cuidadoso".

En el otoño de 1923, Fujiwara regresó a los Estados Unidos. (Más tarde afirmó melodramáticamente que había abandonado Japón justo después del gran terremoto de Kanto y llegó como refugiado sin un centavo a Los Ángeles. De hecho, se fue siete semanas después del desastre y llegó por primera vez a Hawai).

En Honolulu realizó tres conciertos para el público japonés local en el Nuuanu YMCA y luego realizó un recital en la casa de Walter Dillingham. Su concierto de despedida, patrocinado por tres diarios japoneses locales, se celebró en el Chugakko Hall. Allí cantó para una audiencia de 600 personas, predominantemente nikkei . Interpretó canciones japonesas como “Shikararete” de Ryutaro Hirota, además de arias de ópera occidentales traducidas al japonés.

Honolulu Star Bulletin , 29 de octubre de 1923

Fujiwara pasó la temporada de otoño de 1923 en California. En San Francisco, cantó en un concierto dominical en el Hotel Fairmont al que asistieron 1.000 oyentes y fue retransmitido por radio. Un crítico de Variety llamó a Fujiwara "el John McCormack de Japón". En enero de 1924 cantó en un recital radiofónico en Los Ángeles. Poco después, dio un concierto gratuito en Fresno bajo los auspicios de la YMBA local, para agradecer a los estadounidenses que habían contribuido a los esfuerzos de ayuda tras el terremoto en Japón.

En los años siguientes, Fujiwara dividió su tiempo entre Italia, Japón y Estados Unidos. En abril de 1925 regresó a Honolulu para realizar conciertos. Ese septiembre, volvió a actuar en Honolulu, en un concierto benéfico de la YMBA para aliviar a Okinawa. En octubre actuó en el International House de Nueva York con el acompañamiento de piano de Masako Nakayama. En noviembre de 1925, cuando el príncipe japonés Yasuhiko Asaka visitó Estados Unidos, Fujiwara cantó en recepciones en el Hotel Waldorf-Astoria de Manhattan y en la embajada japonesa en Washington.

En enero de 1926, Fujiwara regresó a Londres y volvió a cantar en Wigmore Hall. Ese verano visitó la Unión Soviética, luego cerrada a muchos occidentales. Actuó en Moscú, antes de regresar a Japón vía Siberia y Manchuria. En el otoño de 1926, realizó un concierto público en el parque Hibiya de Tokio ante una audiencia de 8.000 personas.

En octubre de 1926, Fujiwara regresó a Honolulu, donde ofreció un recital en casa de John Erdman y luego un concierto en el Mission Memorial Hall, actuación elogiada por el Honolulu Advertiser como “una voz incomparable, impecable en su cultura”. Durante el invierno de 1926-27, realizó otra gira por el continente, incluidas apariciones en Los Ángeles, El Centro (patrocinada por la Sociedad de Mujeres Cristianas Japonesas), San Francisco, San José, Sacramento, Stockton, Fresno, Salt Lake City, Ogden, Chicago, y Nueva York.

En la primavera de 1927, Fujiwara viajó a Gran Bretaña y Francia. Su concierto en la Salle des Agriculteurs de París en mayo recibió aplausos de la revista Lyrica : “M. Fujiwara tiene una encantadora voz de tenor, casi un tenorino, sobre todo a gusto en esos semitonos que son bonitos y armoniosos”. En agosto, presentó un programa bien recibido en Vancouver y luego cantó un notable concierto en el Templo del Rito Escocés en San Francisco, un evento patrocinado conjuntamente por los dos diarios japoneses de la ciudad, New World y Nichi Bei Shimbun.

Justo antes del Año Nuevo de 1928, Fujiwara emprendió otra gira de conciertos por Estados Unidos y Europa, acompañado por la pianista italo-japonesa Yolanda Hikabe. Primero permaneció un mes en Honolulu, durante el cual actuó en el Empire Theatre de Hilo y presentó un par de conciertos en el Mission Memorial Hall de Honolulu. El Honolulu Advertiser comentó sobre la sala llena.

El programa de Fujiwara incluyó lieder alemanes, incluidos “Du Bist die Ruh” y “Wiegenlied” de Schubert, además de canciones japonesas y arias de ópera. El concierto fue para recaudar fondos para apoyar a los aviadores japoneses que planeaban un vuelo transpacífico. La donación de Fujiwara de 1.000 yenes de las ganancias atrajo una amplia cobertura en los periódicos estadounidenses.

Después de dejar Hawaii, Fujiwara realizó una gira por Estados Unidos y Europa. Durante una escala en Los Ángeles, cantó en el auditorio de Pasadena High School. En Seattle cantó en el Nippon Kan. En Nueva York presentó un recital en el Teatro Gallo.

En abril de 1928, Fujiwara regresó a Londres. Allí cantó un concierto en solitario en el Aeolian Hall y luego apareció en el Albert Hall junto a la soprano Louise Loring. The Times , reseñando el primero, comentó: “Tiene una voz ligera de tenor de calidad agradable pero no de gran volumen, y no es extraño que tuviera dificultades para cantar italiano. En las canciones de los compositores japoneses modernos, la voz era más libre y, en consecuencia, el fraseo mejoró”. El crítico del Times elogió su interpretación de “Boatman's Song” de Nakayama. Mientras estaba en Italia, Fujiwara supuestamente cantó para el rey de Italia. Ese otoño protagonizó una producción de “Rigoletto” de Verdi en Budapest.

Además de sus conciertos internacionales durante estos años, Fujiwara actuó en la radio, especialmente en la estación KHJ de Los Ángeles (en una transmisión en 1925, por ejemplo, cantó “Song of the Volga Boatmen”, una de sus canciones emblemáticas) y se convirtió en un artista discográfico notable. En 1925 firmó un contrato con RCA Victor. Durante los siguientes tres años, grabó 24 caras, cantando solo con acompañamiento de piano. Todas menos dos eran canciones japonesas.

La vida y la carrera de Fujiwara dieron un giro a principios de 1928. Primero, se vio envuelto en un escándalo internacional cuando conoció y tuvo un romance con Aki Nakakamigawa, una rica mujer casada. Solicitó el divorcio, pero el decreto tardó en finalizar. Hubo repercusiones para su reputación en Japón. Rafu Shimpo informó en 1929 que miembros de una asociación de profesores de la prefectura de Wakayama lo designaron "corruptor de la juventud" y protestaron por una invitación para que cantara en una escuela de niñas local.

Al final, Aki dejó Japón para unirse a Fujiwara y los dos se casaron en Venecia. Curiosamente, una vez en Europa, al principio los dos no vivieron juntos. Fujiwara cantó y estudió en Milán, mientras que Aki se estableció al otro lado de la frontera, en Francia.

En un par de artículos publicados en Nichi Bei , Yoshiwara explicó que necesitaba quedarse en Milán por su arte, pero que el clima era demasiado insalubre para su esposa y se quejaba de chismes tóxicos sobre su matrimonio. A principios de 1929 contrajo ictericia y se mudó a Niza para estar con Aki. Sin embargo, pronto emprendió una gira de conciertos en solitario por los Estados Unidos, por lo que presumiblemente las consideraciones de salud no eran su única preocupación.

Fujiwara llegó a los Estados Unidos en febrero de 1929. Aunque viajó sin su esposa, temía ser rechazado por el público estadounidense, especialmente los estadounidenses de origen japonés, debido a su escandaloso matrimonio. Además de actuar en Los Ángeles y San Francisco, participó en un concierto en Hanford (patrocinado por la Sociedad Educativa Japonesa Estadounidense) y cantó un recital en Pasadena a beneficio de la iglesia japonesa local.

Afirmó públicamente que era tan popular como siempre. Sin embargo, con la excusa de un ataque de apendicitis, pronto abandonó el país y no regresó hasta 1932.

Yoshie Fujiwara y Fujiko Hamaguchi en Furusato , 1930

A principios de 1930, Fujiwara regresó a Tokio. En el período siguiente, fue reclutado para protagonizar como actor y cantante la primera película sonora realizada en Japón. La película, dirigida por Kenji Mizoguchi, se llamó Hometown (AKA “Fujiwara Yoshie no furusato”). La trama, que guardaba cierto parecido con la propia historia de Fujiwara, cuenta la historia de un joven cantante, Yoshio Fujimura, que abandona a su fiel novia por una aventura errática. relación con una mecenas rica. La película fue un éxito financiero, incluso en el Japón de la era de la Depresión.

En los años siguientes, Fujiwara continuó pasando la mayor parte de su tiempo en Europa, donde se reunió con su esposa (y donde les nació su hijo, Yosiaki). A mediados de 1930 grabó un conjunto de 24 arias de ópera y canciones japonesas con la Orquesta de La Scala para el sello Kelly.

En 1931, alcanzó una nueva altura en su carrera cuando interpretó a Rodolfo en una producción de la ópera La Bohéme de Puccini en la Opera-Comique de París. Al mismo tiempo, presentó un recital en la reconocida sala de conciertos Salle Gaveau de París. Al año siguiente, el gobierno del dictador italiano Benito Mussolini le concedió la Orden del Mérito por su papel como intérprete de las culturas de Italia y Japón.

En mayo de 1932, mientras se dirigía de Italia a Japón, Fujiwara regresó brevemente a los Estados Unidos. Apareció en un concierto en el Trinity Auditorium de Los Ángeles (su primera aparición en Estados Unidos en tres años) bajo los auspicios del diario japonés Kashu Mainichi , que se refirió a él como "nuestro tenor". Se le unió al concierto el legendario bailarín Michio Ito (quien posiblemente haya ofrecido su colaboración para ayudar a Fujiwara a recuperar su empañada reputación).

Yoshie Fujiwara con su esposa Aki y su hijo, probablemente de camino a Estados Unidos.

A mediados de 1933, Fujiwara fue nuevamente invitada a actuar en Norteamérica. Se detuvo en Hawaii y cantó en un concierto en el Honolulu YMCA, acompañado por el distinguido pianista Maxim Schapiro, y luego realizó un recital benéfico en la iglesia cristiana de Nuuanu. En San Francisco, fue invitado de honor a una recepción ofrecida por el cónsul general japonés, Kaname Wakasugi, invitación oficial que presagiaba la rehabilitación de su reputación. Allí cantó un programa informal, impresionando a sus oyentes por la belleza de su voz y la variedad de su expresión.

Después de actuar en el Japanese Hall de Vancouver, The Vancouver Sun lo describió como un “vocalista de poderes asombrosos y formación operística”. Viajó a Los Ángeles, donde cantó dos recitales ante multitudes en el templo Nishi Hongwanji, junto con proyecciones de su película Sakebu Ajia ( La llamada de Asia ). Un punto culminante de su gira fue una actuación en el papel principal masculino en la ópera "japonesa" Iris de Pietro Mascagni con la Compañía de Ópera Cívica de Chicago en el Hipódromo de Nueva York en noviembre de 1933. Otro fue su aparición en septiembre en la radio NBC del cantante Rudy Vallee, transmitida a nivel nacional. programa.

Parte 2 >>

© 2023 Greg Robinson

California cantantes escocés Estados Unidos Europa hapa Inglaterra Italia Los Ángeles Nueva York (estado) ópera personas de raza mixta Reino Unido tenores Yoshie Fujiwara
Acerca del Autor

Greg Robinson, nativo de Nueva York, es profesor de historia en la Universidad de Quebec en Montreal , una institución franco-parlante  de Montreal, Canadá. Él es autor de los libros By Order of the President: FDR and the Internment of Japanese Americans (Editorial de la Universidad de Harvard, 2001), A Tragedy of Democracy; Japanese Confinement in North America (Editorial de la Universidad de Columbia, 2009), After Camp: Portraits in Postwar Japanese Life and Politics (Editorial de la Universidad de California, 2012), y Pacific Citizens: Larry and Guyo Tajiri and Japanese American Journalism in the World War II Era (Editorial de la Universidad de Illinois, 2012), The Great Unknown: Japanese American Sketches (Editorial de la Universidad de Colorado, 2016), y coeditor de la antología Miné Okubo: Following Her Own Road (Editorial de la Universidad de Washington, 2008). Robinson es además coeditor del volumen de John Okada - The Life & Rediscovered Work of the Author of No-No Boy (Editorial del Universidad de Washington, 2018). El último libro de Robinson es una antología de sus columnas, The Unsung Great: Portraits of Extraordinary Japanese Americans (Editorial del Universidad de Washington, 2020). Puede ser contactado al email robinson.greg@uqam.ca.

Última actualización en julio de 2021

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más