Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

Los Festejos por los 100 años de la inmigracion japónesa en el Brasil

El 18 de junio del 1908, a bordo del barco japonés Kasato Maru, arribó al puerto de Santos el primer grupo de 781 inmigrantes japoneses al Brasil y desde entonces han pasado 100 años. En sucesivas llegadas ingresaron más de 250,000 personas que se multiplicaron hasta la cifra actual de 1.300.000 nikkei de hasta sexta generación.

Siendo al principio trabajadores contratados en calidad de colonos para las plantaciones de café, llegaron a desarrollar importantes aportes a la agricultura, con la introducción de nuevas variedades de productos en la horticultura y fruticultura. Por otro lado, en los campos de la política, economía, comercio e industria - así como en las distintas profesiones, como abogados, profesores universitarios, periodistas, funcionarios públicos, jueces de distrito militares de la más alta graduación y en significativos cargos públicos como los casos de los tres Ministros de Estado y un Juez del Supremo Tribunal Federal - vienen contribuyendo considerablemente a un desarrollo eficaz y eficiente del Brasil como ciudadanos brasileros.

Los festejos por los 100 años se iniciaron el 12 de enero del presente con el torneo Kissei-sen del Go en Sao Paulo, continuando con una serie de eventos, como simposios, emisión de monedas conmemorativas, intercambio de líderes del Brasil y del Japón, exposiciones de cultura japonesa, el registro de inmigrantes, competencias deportivas. Todas estas actividades se desarrollaron en los distintos Estados en donde ingresaron inmigrantes japoneses.

Una de las ceremonias más relevantes fue sin duda alguna el festejo central realizado en Sao Paulo el 21 de junio, con la presencia de un miembro de la Familia Imperial Japonesa, el Príncipe Heredero Naruhito, quien le dio especial distinción al evento y con quién se presenció, con mucha emoción del publico, la llegada de la antorcha que había partido desde los puertos de Kobe y Yokohama - portada por dos inmigrantes hasta el Brasil - en el Sambódromo de Anhembi, lugar del festejo en que se congregaron unas 30.000 personas, en su mayoría nikkei. Estuvieron presentes autoridades brasileñas y japonesas, como el Embajador del Japón, otros representantes del Gobierno del Japón y Gobernadores de las Prefecturas con su comitiva oficial. Asistimos, además, los representantes de los distintos países panamericanos, ubicados en un palco especial, para compartir este festejo tan memorable para la colectividad japonesa del Brasil. Por Paraguay asistimos unas 10 personas representando a las distintas entidades líderes nikkei.

La Comisión del festejo ofreció un espectáculo maravilloso y de alta calidad, presentando un desfile militar del Escuadrón de Auto Defensa de la Marina Japonesa que llegó al Puerto de Santos en tres buques y que ejecutó una marcha naval que trajo a la memoria aquel “Gunkan March” de los primeros tiempos de la inmigración y que muchos entonaban y transmitieron a sus hijos. La armada brasileña hizo también su entrada triunfal rindiendo sus honores a Su Alteza Imperial. Asimismo, las distintas expresiones de las artes japonesas desfilaron una tras otra, como la de taiko, las danzas regionales, un espectáculo de niños, artes marciales, carros alegóricos y el magnifico carnaval con sus alegres comparsas con reminiscencias japonesas y con una participación de 500 a 800 personas por cada disciplina que ofrecieron un colorido espectáculo con toques muy significativos de la integración cultural brasileño –japonesa. Por último, los fuegos artificiales irrumpieron en el firmamento con explosiones de luces multicolores dando aún mayor magnificencia al festival.

Los eventos conmemorativos se realizaron al mismo tiempo que en San Paulo, en varios otros Estados del Brasil, como Paraná, Santa Catarina, Belem do Pará, Bahía, Goias y Brasilia, en donde se contó con la presencia de Don Luis Ignacio Lula Da Silva, Presidente de la República Federativa del Brasil. Los festejos se prolongarán hasta el mes de diciembre del presente.

Brasil, un gran país en donde existe la mayor presencia japonesa (fuera del Japón) en el mundo, ha acogido con beneplácito esta celebración y ha expresado su reconocimiento a la contribución eficaz de los japoneses para el desarrollo del país. Los nikkei del Brasil han festejado y siguen festejando dignamente sus 100 años de amistad y de comprensión, de cooperación nipo - brasileña, con una efectiva integración entre culturas y con el surgimiento de un nuevo tipo de ciudadanos que ama profundamente el Brasil y que aprecia al mismo tiempo las tradiciones ancestrales japonesas, ganando un merecido sitial de respeto entre los propios brasileños. Los nikkei de otros países de las Américas admiramos y compartimos con orgullo este gran ejemplo de civilidad, de esfuerzos y de logros alcanzados por los nikkei del Brasil a lo largo de sus 100 años.

© 2008 Emi Kasamatsu