Discover Nikkei Logo

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2024/6/2/ken-nakazawa-4/

Parte IV: Después de Pearl Harbor

Leer la Parte 3 >>

La Constitución de Atlanta , 25 de diciembre de 1927.

Ken Nakazawa fue arrestado por agentes del FBI el 7 de diciembre de 1941, tras la incursión japonesa en Pearl Harbor. Presumiblemente su nombre ya había sido anotado en la “lista ABC” del Departamento de Justicia de antes de la guerra de extraterrestres potencialmente peligrosos que debían ser detenidos en caso de guerra.

Al principio, lo detuvieron en Terminal Island y luego lo enviaron a internamiento en el campamento del Departamento de Justicia en Fort Missoula, Montana. En agosto de 1942, después de pasar varios meses en Missoula, estaba previsto que Ken y Tomiko Nakazawa fueran repatriados a Japón en el barco de intercambio sueco SS Gripsholm , como parte de un intercambio de prisioneros civiles entre Estados Unidos y Japón. Los Nakazawa viajaron en tren desde Montana para reunirse con funcionarios diplomáticos japoneses en Hot Springs, Virginia Occidental, desde donde abordaron el Gripsholm , que los llevó a Yokohama.

En sus memorias de su internamiento en tiempos de guerra, Yokuryujo seikatsuki , el escritor Sasabune Sasaki, relató más tarde haber conocido a Nakazawa poco después de que ambos fueran recluidos en Terminal Island, y haber quedado impresionado por su actitud positiva hacia su difícil situación:

“Cuando llegamos aquí, hablé con el señor Nakazawa y él también se alegró [de estar en prisión]. Dijo que este fue un incidente afortunado para él y que le gustaría que durara seis meses o un año para vivir así con todos, no solo uno o dos meses... Dijo que está interesado en estudiar la psicología humana en esta vida. situación y escribir una tesis en inglés. Y me dijo que yo también debería buscar otra perspectiva para escribir sobre esto”.

Esta actitud positiva parece no haber durado. En sus memorias, Mis seis años de internamiento: la lucha de un Issei por la justicia , el reverendo Yoshiaki Fukuda informó que Nakazawa encontró la situación en el campo de detención de Missoula tan miserable que cuando llegó a Hot Springs, Virginia Occidental, para abordar el SS Gripsholm informó sobre las condiciones al último embajador japonés de antes de la guerra, el almirante Kichisaburo Nomura.

Al oír esto, el embajador protestó ante el Departamento de Estado de Estados Unidos. En respuesta, funcionarios de los Departamentos de Estado y de Justicia llevaron a cabo una investigación que los convenció de que Nakazawa y sus colegas habían estado expuestos a un trato injusto. La investigación finalmente resultó en el despido de tres funcionarios de inmigración abusivos.

Después de su regreso a Japón, Nakazawa, al igual que otros issei retornados y repatriados de Estados Unidos, fue reclutado por Tokio como propagandista, para dar testimonio de primera mano al público japonés y al mundo exterior sobre las acciones bárbaras de los “diablos y bestias” blancos. Como relata el historiador Yuji Ichioka en Before Internment, muchos de los primeros repatriados fueron recibidos por periodistas en los muelles después del aterrizaje del Gripsholm , y les contaron historias de malos tratos recibidos a manos de las autoridades estadounidenses.

Sobre la base de ese testimonio, el gobierno japonés desató una campaña de propaganda antiestadounidense, acusando al gobierno de Estados Unidos de "perseguir" a ciudadanos japoneses y estadounidenses de origen japonés y de cometer numerosos actos de "brutalidad" y "atrocidades" contra ellos.

Como informa Ichioka, Nakazawa brindó testimonio para esta campaña de propaganda antiestadounidense. En particular, acusó a la Dra. Rikita Honda, que murió el 14 de diciembre de 1941 mientras estaba bajo custodia en Terminal Island, y de quien las autoridades estadounidenses informaron que se había suicidado, en realidad había sido asesinada por los guardias. En una entrevista con la prensa japonesa poco después de su regreso a Japón, Nakazawa acusó al Dr. Honda de haber sido torturado hasta la muerte.

Posteriormente participó en una serie especial de NHK Radio titulada “Disclosures of American Inhumanity”. En su testimonio, Nakazawa informó que la esposa del Dr. Honda, cuando se le mostró el cadáver de su marido, no pudo identificarlo como su marido porque el rostro estaba muy desfigurado. Como resultado, dijo Nakazawa, la señora Honda se había vuelto loca.

Presumiblemente basándose en las acusaciones de Nakazawa, el Japan Times y Advertiser , en un editorial publicado el 24 de septiembre de 1942 y titulado “Atrocidades estadounidenses”, catalogaron una lista de “actos de persecución demencial” cometidos por la “bárbara inhumanidad de las autoridades estadounidenses” contra Nacionales japoneses. Esta lista incluía el "asesinato" del Dr. Honda.

En 1943, Nakazawa publicó el libro Amerika no gokuchū yori Doho ni tsugu [Un llamamiento a nuestros hermanos japoneses desde una prisión estadounidense] bajo el nombre de Takeshi Nakazawa. Según la descripción del libro en el sitio web Downtown Brown Books, representaba un relato día a día del confinamiento del autor en tiempos de guerra, con descripciones de condiciones deficientes, humillaciones y la resistencia de sus compatriotas. (En la introducción, Nakazawa afirmó haber llevado un diario durante su detención, pero luego lo había convertido en "tinta en el corazón" antes de quemar las páginas cuando se avecinaba su salida de Missoula). Nakazawa expresó duras críticas al presidente Franklin Delano Roosevelt, apoyo al ejército imperial japonés e indignación por el confinamiento masivo de estadounidenses de origen japonés.

En 1944, Los Angeles Times citó un informe de la radio de Tokio de que Nakazawa había asumido una serie de conferencias en ciudades de todo Japón patrocinadas por la Asociación Central Japonesa, donde "expondría la bestialidad estadounidense", incluidos los linchamientos. El Times citó a funcionarios de la USC afirmando que Nakazawa había sido profesor especial entre 1931 y 1941 mientras trabajaba para el consulado japonés. “En la Universidad se creía que había sido repatriado a Japón en el intercambio de diplomáticos”.

El artículo del Times también señaló que el hijastro de Nakazawa estaba en la marina estadounidense. De hecho, dos de los hijos de los Nakazawa se alistaron en el ejército estadounidense: Karl con la 442.ª unidad de infantería japonesa-estadounidense en Italia, donde resultó herido en combate, y Albert como parte de la fuerza de ocupación en Japón al final de la guerra. Según Downtown Brown Books, fue Albert quien localizó a sus padres viviendo fuera de Tokio, después de varios años sin saber nada de ellos.

No está claro qué trabajo realizó Nakazawa una vez que regresó a Japón. Según una fuente, actuó como oficial de enlace durante la ocupación estadounidense. Claramente tenía información actualizada sobre los Estados Unidos y la cultura estadounidense, un bien escaso en el Japón de la posguerra. De hecho, en 1946 el Japan Times (entonces llamado Nippon Times ) informó que el Club de la Universidad de Columbia en Tokio planeaba una serie de libros sobre Estados Unidos, incluido uno de Nakazawa sobre las “Características americanas”. Nada parece haber resultado del proyecto.

En los dos años siguientes, Nakazawa publicó una serie de artículos en la revista Nippon Times . Combinaron la crítica de arte con la nostalgia por un Japón perdido. En octubre de 1947, escribió “El camino hacia el ayer de Japón”, un pequeño diario de viaje de la carretera de Tokaido. En los meses siguientes publicó “La democracia en el antiguo Japón” (abril de 1948); “El viejo Japón en una nueva perspectiva” (mayo de 1948); “Humor del período Edo” (junio de 1948); “Jardines japoneses: diseños y dispositivos” (julio-agosto de 1948); y finalmente “Fantasmas viejos del Kabuki” (octubre de 1948). En esta última pieza propuso prepararse para Halloween estudiando el lugar de los fantasmas en el teatro Kabuki clásico. Su último escrito publicado fue un artículo en dos partes para el Nippon Times , “Tale of the Heike Clan” (febrero-marzo de 1949).

En 1952, al finalizar la ocupación estadounidense de Japón, a los Nakazawa se les permitió regresar a Estados Unidos. Es intrigante observar que Nakazawa estaba dispuesto a fijar su residencia en su país de adopción, sólo unos pocos años después de la campaña de propaganda en tiempos de guerra en la que había denunciado rotundamente a los estadounidenses como bárbaros y racistas.

También es interesante observar que el gobierno de los Estados Unidos concedió a Nakazawa, a quien previamente había internado y deportado como un extranjero enemigo peligroso, permiso para regresar, y que los empleadores potenciales estaban listos para contratarlo. Ni la Universidad del Sur de California ni el Museo de Los Ángeles parecen haberlo contratado. En cambio, lo contrataron para impartir un curso en la Universidad Loyola.

Sin embargo, antes de que pudiera reiniciar su enseñanza, enfermó y murió el 28 de septiembre de 1953. Su funeral se celebró en la Iglesia Episcopal de Santa María en Los Ángeles. Tanto Los Angeles Times como el New York Times informaron de su fallecimiento con obituarios.

Tomiko permaneció en los Estados Unidos después de la muerte de Ken y se convirtió en ciudadana estadounidense casi tan pronto como a los ciudadanos japoneses se les permitió hacerlo. En 1974, proporcionó una historia oral a Yuji Ichioka que está depositada en la UCLA. Murió en 1985. A principios de la década de 1980, Albert Nakazawa editó un volumen de antología, Los escritos del profesor Ken Nakazawa , que incluía ilustraciones de Tokiko.

Ken Nakazawa fue una de las figuras públicas de etnia japonesa más visibles en los Estados Unidos de la década de 1930. En un período en el que pocos estadounidenses de origen asiático podían acceder a la sociedad en general, fue un escritor prolífico y un conferenciante admirado sobre temas asiáticos. En el período que siguió a la invasión japonesa de China en 1937, alcanzó mayor notoriedad como defensor acrítico de la política exterior de Tokio. Sin embargo, como muchos actores y músicos de etnia japonesa, enfrentó una hostilidad generalizada debido a su asociación con Japón.

Con el tiempo, la batería de compromisos para hablar y escribir que había asumido anteriormente disminuyó constantemente y, en 1941, se había agotado por completo. Tras los años de guerra, cayó en el olvido casi total. Aparte del volumen de antología autoeditado por la familia Nakazawa, sus escritos dejaron de leerse o estudiarse, incluso en antologías de literatura asiáticoamericana.

Incluso hoy en día, no existe ningún registro real de la carrera de Ken Nakazawa, al menos en inglés. Su vida y su carrera merecen mayor atención, tanto para conmemorar sus logros reales como para aclarar una serie de incertidumbres que aún rodean su vida, su educación y sus ideas.

 

© 2024 Greg Robinson

años 40 Lista ABC biografías California campos de concentración campos del Departamento de Justicia extranjeros enemigos campo de internamiento de Fort Missoula periodismo Ken Nakazawa Montana MS Gripsholm (barco) no ciudadanos ataque a Pearl Harbor, Hawái, 1941 individuos repatriación Terminal Island Estados Unidos Segunda Guerra Mundial campos de la Segunda Guerra Mundial
Sobre esta serie

This series recovers the life and writings of Ken Nakazawa, a multi talented Issei playwright, essayist, and critic who taught at USC in the prewar era. Nakawaza was one of the first ethnic Japanese to hold a position as professor at a major American university. He also was an employee of the Los Angeles Japanese consulate and a public defender of Tokyo’s foreign policy during the 1930s. His prewar popularity career reveals the space open to outstanding talents, even on the West Coast, but also the price of identifying with the Japanese “enemy.”

Conoce más
Acerca del Autor

Greg Robinson, nativo de Nueva York, es profesor de historia en la Universidad de Quebec en Montreal , una institución franco-parlante  de Montreal, Canadá. Él es autor de los libros By Order of the President: FDR and the Internment of Japanese Americans (Editorial de la Universidad de Harvard, 2001), A Tragedy of Democracy; Japanese Confinement in North America (Editorial de la Universidad de Columbia, 2009), After Camp: Portraits in Postwar Japanese Life and Politics (Editorial de la Universidad de California, 2012), y Pacific Citizens: Larry and Guyo Tajiri and Japanese American Journalism in the World War II Era (Editorial de la Universidad de Illinois, 2012), The Great Unknown: Japanese American Sketches (Editorial de la Universidad de Colorado, 2016), y coeditor de la antología Miné Okubo: Following Her Own Road (Editorial de la Universidad de Washington, 2008). Robinson es además coeditor del volumen de John Okada - The Life & Rediscovered Work of the Author of No-No Boy (Editorial del Universidad de Washington, 2018). El último libro de Robinson es una antología de sus columnas, The Unsung Great: Portraits of Extraordinary Japanese Americans (Editorial del Universidad de Washington, 2020). Puede ser contactado al email robinson.greg@uqam.ca.

Última actualización en julio de 2021

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Discover Nikkei brandmark Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!