Discover Nikkei Logo

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2024/5/26/ken-nakazawa-3/

Parte III: la década de 1930

Leer Parte II >>

Ken Nakazawa se habría definido a sí mismo como un internacionalista. A lo largo de su carrera, abogó por la comprensión internacional a través del estudio de culturas extranjeras. En noviembre de 1927, en un Instituto de Relaciones Internacionales de Riverside, pronunció un discurso en el que proponía que las diferencias entre Oriente y Occidente se compusieran mediante “diferencias positivas”, como había sido el caso en el arte y la literatura.

Sin embargo, en los años anteriores a 1931 apenas tocó la política internacional en sus declaraciones y escritos públicos. Una rara excepción se produjo en junio de 1928, cuando tres issei de Los Ángeles fueron arrestados bajo sospecha de ser comunistas. Nakazawa hizo una declaración en nombre del consulado japonés negándose a apoyarlos. El gobierno de Japón, proclamó, "se opone inalterablemente al comunismo", y añadió: "No lo toleramos en Japón y no lo toleraremos entre nuestros ciudadanos en Estados Unidos".

Sin embargo, debido a su reputación literaria, tras la invasión japonesa de Manchuria en el otoño de 1931, se ofreció como voluntario o fue presionado para presentar el lado japonés de la cuestión. En noviembre de 1931 habló en Manchuria por la emisora ​​de radio KNX. El 11 de diciembre de 1931 participó en un debate sobre el tema con el Dr. Wing Mah, profesor de ciencias políticas en la Universidad o! California, en una reunión del Instituto de Relaciones Internacionales en Riverside, California.

Como informó el Christian Science Monitor , Nakazawa insistió en que Japón no codiciaba ni un centímetro de terreno en Manchuria, presentando como prueba repetidas declaraciones de funcionarios japoneses. “Tan pronto como la seguridad de la vida y la propiedad esté plenamente garantizada”, concluyó, “[Japón] con gusto retirará su ejército”.

A pesar de las confiadas (o engañosas) garantías de Nakazawa, el ejército japonés permaneció en Manchuria y creó el títere “Consejo Administrativo Supremo del Noreste”, que proclamó el estado de “Manchukuo” en febrero de 1932. Durante febrero-marzo de 1932 (en medio de sus preparativos para la guerra de ese verano) Juegos Olímpicos), volvió a entrar en acción. Nakazawa pronunció una docena de discursos sobre la cuestión de Manchuria en toda la región, incluida Laguna Beach; San Luis Obispo; Guadalupe; Lancaster; Isla Terminal; El Monte; Santa Maria; Anaheim; y Domínguez Hills. Contribuyó con un artículo, “La controversia chino-japonesa”, para la nueva revista de la USC, World Affairs Interpreter.

Si bien la cuestión de Manchuria pronto perdió importancia en el debate público, la cuestión más amplia de la política de Tokio y el posible conflicto con Estados Unidos movilizó a Nakazawa para intervenir de nuevo. En diciembre de 1932 participó en un Instituto de Asuntos Mundiales con el famoso escritor Inazo Nitobe. Al año siguiente, habló sobre “El Pacífico y el mundo en paz”.

En abril de 1934, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés declaró públicamente su “doctrina panasiática”, una “doctrina asiática Monroe” que afirmaba el papel primordial de Japón en la protección de la paz y el orden en el este de Asia. A raíz del anuncio, Nakazawa se dirigió a la Asociación de Ministros Presbiterianos en el edificio de la YMCA en Los Ángeles.

Según Los Angeles Times , Nakazawa insistió en que Japón favorecía la “puerta abierta” establecida en China, y enfatizó que el pueblo japonés y su gobierno sólo tenían los sentimientos más amistosos hacia Estados Unidos. Denunció que los propagandistas estaban tratando de provocar problemas innecesarios entre Japón y Estados Unidos en el Pacífico: “Un ataque del Japón a Estados Unidos, afirmó Nakazawa, “sería como un ratón atacando a un elefante”.

Poco después, a principios de 1935, participó en un debate en el Friday Morning Club sobre las relaciones entre China y Japón. En respuesta al Dr. No-Young Park de Harvard, quien se quejó de las violaciones de los tratados por parte de Japón, Nakazawa negó que Japón hubiera violado algún tratado y culpó al comunismo por las tensiones entre China y Japón.

De manera similar, en abril de 1935, pronunció un discurso en el Club Universitario de Mujeres, “Los problemas internos y externos actuales del Japón”. Anotó a patriotas equivocados que intentaron mostrar su devoción a Estados Unidos manifestando odio hacia otras naciones como una amenaza a la paz mundial. Su campaña mostró signos de éxito. En noviembre de 1936, cuando Nakazawa se dirigió a los Caballeros de Pythias de Hollywood, Los Angeles Times se refirió a él como un “líder pacifista japonés”.

En el verano de 1937, Ken Nakazawa viajó a Japón; a pesar de su condición de especialista en la cultura japonesa, no había visitado su país natal en 30 años. No trajo a su familia. En el barco a Yokohama, se reunió con delegados estudiantiles del kengaI kudan de Jóvenes Cristianos del Sur de California y les habló sobre las distintas etapas de la vida japonesa. Es posible que haya estado presente en la celebración del 4 de julio realizada por los estudiantes a bordo.

En su solicitud de reingreso a Estados Unidos, Nakazawa afirmó más tarde que el propósito de su viaje era asistir a una conferencia educativa patrocinada por el Ministerio japonés de Comercio Exterior. Un informe periodístico afirma que efectivamente estuvo presente en la Séptima Conferencia Mundial sobre Educación en Tokio el 26 de julio. Regresó a América del Norte el 3 de septiembre.

Dicho esto, la naturaleza de sus actividades durante su viaje a Asia sigue siendo confusa. Fue a principios de julio de 1937 cuando una escaramuza en el puente Marco Polo provocó una invasión a gran escala de China por parte de las tropas japonesas. Según el Japan Times , cuando Nakazawa habló en Tokio el 9 de agosto bajo los auspicios de Kokussai Kyokai, afirmó que acababa de pasar un mes en el norte de China. Dadas las fechas de su llegada y el tiempo documentado en Tokio, esto parece muy poco probable.

Luego, tras su regreso a Los Ángeles, lanzó una ofensiva propagandística en apoyo de la invasión japonesa. El 23 de septiembre, Frank Chuman (entonces estudiante universitario) escribió en Kashu Mainichi que Nakazawa había sido invitado a dirigirse al capítulo local de la Asociación Cristiana de Estudiantes Japoneses, y les dijo a sus miembros que estudiaran la línea oficial para poder reproducirla:

Todo estudiante universitario nisei debería comprender las razones de la actual situación chino-japonesa en Japón . También me gustaría sugerir las respuestas que podrían darse si el pueblo estadounidense le preguntara sobre la situación actual, así que tenga muchas preguntas preparadas.

Dos semanas después, el 10 de octubre, Nakazawa publicó un artículo de primera plana en Los Angeles Times , “Un profesor japonés cuenta las causas del embrollo”. En respuesta a un artículo del cónsul chino TK Chang denunciando la invasión japonesa, Nakazawa defendió las acciones de Tokio, insistiendo en que las fuerzas chinas en el puente Marco Polo habían provocado una respuesta de las fuerzas japonesas y que Japón era inocente en el conflicto.

Cinco días después, pronunció un discurso radial, “La verdad sobre China”, por la radio KRKD. Según un relato en Kashu Mainichi, Nakazawa afirmó en un discurso parecido a una ametralladora que acababa de regresar de una misión de investigación en Manchukuo y el norte de China. Los chinos no sólo eran una raza insalubre e irresponsable (“China es el vertedero del mundo”, proclamó Nakazawa), sino también una raza salvaje. El asesinato en masa de civiles es algo común entre estas personas gobernadas por señores de la guerra y bandidos sedientos de sangre. El asesinato en masa de civiles japoneses y coreanos en Tung Chow es sólo otro día de trabajo para estos despiadados forajidos... Japón fue el único que sufrió la astuta y edulcorada política de antiextranjerismo espasmódico de China”, declaró el orador. Nakazawa presentó la invasión japonesa desde una perspectiva noble. "El sacrificio pagado por Japón para restaurar la paz y el orden en China es tan grande que es ridículo criticar a Japón por tener ambiciones territoriales".

Durante las semanas siguientes, Nakazawa continuó su defensa pública de Japón. A diferencia de 1931, cuando participó en debates con chinos, aquí habló principalmente ante audiencias japonesas estadounidenses; no está claro si los chinos se negaron a tratar con él o simplemente prefirió audiencias amigables.

En octubre, habló en un foro abierto sobre la situación chino-japonesa patrocinado por la JACL del condado de Orange, y en noviembre en un templo budista en San Diego, donde pronunció su discurso primero en inglés y luego en japonés en beneficio de las personas mayores. gente.

En una conferencia cívica celebrada en Upland, California, en noviembre de 1937, sostuvo que se debía felicitar a Japón por luchar contra el comunismo en China: “El comunismo está envolviendo a China y, a menos que se le detenga, toda la civilización occidental quedará incluida”. De manera similar, en un discurso de radio del 3 de diciembre en la estación KFWB, “La neutralidad de Estados Unidos está amenazada”, Nakazawa se refirió a la condena injustificable de Japón por parte de países extranjeros y a la amenaza de pérdidas económicas para el comercio estadounidense con Japón y Asia si Washington instaurara medidas de boicot contra Japón. .

Ese mismo mes, en un Instituto de Asuntos Mundiales en el Hotel Beverly Hills, Nakazawa discutió “El interés de Japón en China”, declarando que la actual misión militar de Japón en ese país no estaría completa hasta que los comunistas cesaran sus actividades.

The Japanese American News , 6 de diciembre de 1937

El 6 de diciembre de 1937, pocos días antes del inicio de la masacre de Nanjing, Nakazawa contribuyó con un artículo al Nichi Bei , titulado "Los chinos intentan alinear las potencias mundiales contra los nipones". En él, Nakazawa afirmó que los chinos estaban tratando de poner a la opinión mundial en contra de Japón a través de historias de propaganda falsa sobre las atrocidades japonesas. De hecho, sostuvo, el ejército japonés “estaba haciendo todo lo que estaba en su poder para evitar lesiones o muertes innecesarias. A veces llegaba incluso a correr el riesgo de sufrir una emboscada, anunciando con varios días de antelación su intención de atacar determinadas zonas. Ella siempre brindó toda su ayuda a quienes deseaban escapar del lugar del peligro”.

Lejos de reconocer los costos para China de la invasión japonesa, Nakazawa subrayó las atrocidades chinas, en particular el motín en Tungzhou (en el entonces estado títere japonés de Hebei Oriental) en el que fueron asesinados 300 hombres, mujeres y niños japoneses. Nakazawa afirmó, con dudosa precisión, haber sido testigo ocular.

Estuve en Tung Chow después de la masacre . La escena que vi allí fue horrible , más allá de mi capacidad de descripción . Vi el cuerpo de una niña de dos años con el cráneo y las extremidades arrancadas. y el tronco quedó aplastado como una tortita. Cada centímetro del suelo estaba empapado de sangre...

En el nuevo año 1938, renovó su atención sobre la guerra en China. En enero, pronunció un discurso, “El resultado del conflicto chino-japonés” en la reunión de la YBA Higashi Hongwanji. Poco después, Nakazawa habló ante los estudiantes del San Diego State College. Su “punto de vista japonés” sobre el conflicto chino-japonés fue recibido con entusiasmo. En febrero de 1938, se dirigió al Club Rotario del Condado de Orange sobre la guerra:

China ha planeado ganar su causa consiguiendo el apoyo de Estados Unidos. Estados Unidos no sólo debe considerar la pérdida de comercio con Japón (tres veces mayor que la del comercio de este país con China), sino que la nación también debe considerar el gran sacrificio que implicaría si tomara parte de China en el conflicto actual ... Un argumento serio presentado por China es que Japón es el agresor y este argumento se plantea porque Japón está librando la guerra en China. "

Nakazawa concluyó afirmando que China miraba hacia afuera en busca de las causas del malestar y los problemas, en lugar de mirar hacia adentro y ver su propia responsabilidad.

En abril de 1938, apareció un artículo de Nakazawa en el volumen 1 de “Pacific Review”, un folleto patrocinado por el gobierno japonés sobre el pueblo japonés y las relaciones exteriores de la nación. En los meses siguientes habló sobre el conflicto chino-japonés ante audiencias en San Diego, Chula Vista, Anaheim; Santa Ana (donde se refirió al conflicto chino-japonés como una “disputa familiar” en la que no puede haber divorcio, y que debe ser solucionada por los interesados); San Bernardino; y Arboleda del jardín.

Si bien mantuvo un conjunto de temas comunes y nunca abandonó su apoyo inquebrantable a la política agresiva de Japón, con el tiempo reformó su discurso. Por ejemplo, en un discurso ante el Club Rotario de Oxnard en la primavera de 1941, Nakazawa repitió su viejo argumento de que la amistad básica entre Japón y Estados Unidos se estaba viendo afectada por los esfuerzos de los belicistas. Esta vez, sin embargo, su discurso no se centró en la ocupación de China, sino en el interés de Japón en las Indias Orientales Holandesas, que Nakazawa insistió que no provenía del deseo de conquista sino del comercio. Es imposible saber a estas alturas hasta qué punto Nakazawa era consciente de la masacre de Nanjing o de los horrores de la ocupación japonesa de China. Lo que está claro es que, a medida que Estados Unidos y Japón avanzaban hacia la guerra, su abierta defensa de la línea oficial de Tokio lo hizo sospechoso ante los ojos de las autoridades estadounidenses.

Continuará... >>

 

© 2024 Greg Robinson

años 30 gobiernos relaciones internacionales periodismo Ken Nakazawa política
Sobre esta serie

This series recovers the life and writings of Ken Nakazawa, a multi talented Issei playwright, essayist, and critic who taught at USC in the prewar era. Nakawaza was one of the first ethnic Japanese to hold a position as professor at a major American university. He also was an employee of the Los Angeles Japanese consulate and a public defender of Tokyo’s foreign policy during the 1930s. His prewar popularity career reveals the space open to outstanding talents, even on the West Coast, but also the price of identifying with the Japanese “enemy.”

Conoce más
Acerca del Autor

Greg Robinson, nativo de Nueva York, es profesor de historia en la Universidad de Quebec en Montreal , una institución franco-parlante  de Montreal, Canadá. Él es autor de los libros By Order of the President: FDR and the Internment of Japanese Americans (Editorial de la Universidad de Harvard, 2001), A Tragedy of Democracy; Japanese Confinement in North America (Editorial de la Universidad de Columbia, 2009), After Camp: Portraits in Postwar Japanese Life and Politics (Editorial de la Universidad de California, 2012), y Pacific Citizens: Larry and Guyo Tajiri and Japanese American Journalism in the World War II Era (Editorial de la Universidad de Illinois, 2012), The Great Unknown: Japanese American Sketches (Editorial de la Universidad de Colorado, 2016), y coeditor de la antología Miné Okubo: Following Her Own Road (Editorial de la Universidad de Washington, 2008). Robinson es además coeditor del volumen de John Okada - The Life & Rediscovered Work of the Author of No-No Boy (Editorial del Universidad de Washington, 2018). El último libro de Robinson es una antología de sus columnas, The Unsung Great: Portraits of Extraordinary Japanese Americans (Editorial del Universidad de Washington, 2020). Puede ser contactado al email robinson.greg@uqam.ca.

Última actualización en julio de 2021

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Discover Nikkei brandmark Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!