Discover Nikkei Logo

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2023/5/5/maria-elena-ota-mishima/

María Elena Ota Mishima: de la concentración forzada a El Colegio de México

María Elena Ota Mishima fue la más importante estudiosa de la inmigración japonesa en México. Su libro “Siete migraciones japonesas en México. 1890-19781 reveló la larga marcha que los inmigrantes japoneses tuvieron que recorrer para llegar e instalarse en ese país.

El estudio también significó una aportación metodológica a los estudios migratorios al clasificar a los inmigrantes de acuerdo a la forma en la que ingresaron a México, sea como colonos, bajo contrato, en forma libre, profesionistas o como invitados por sus paisanos que ya se encontraban en México. El estudio de Ota mostró también las diversas prefecturas de las cuales procedían los inmigrantes y los lugares de destino en México, así como las diversas ramas de la economía a las que se insertaron los inmigrantes tales como la agricultura, la minería, la pesca o el comercio.

En su conjunto, el libro de Ota reveló la importancia que los inmigrantes y sus familias tuvieron en la historia de México. La vigencia de Siete Migraciones, publicado en 1982, se comprueba mediante las nuevas indagaciones que estudiantes e investigadores realizan hoy en día. No hay tesis o trabajo de investigación profundo sobre la comunidad japonesa que no tengan como sustento la propuesta y la información que María Elena nos ha legado.

Como profesora de El Colegio de México y estudiosa de la emigración de japoneses y asiáticos a México, Ota fue ampliamente reconocida. Es por eso que formó parte del importante Proyecto de Investigación Internacional sobre los Nikkei (INRP por sus siglas en inglés) de todo el continente que fue auspiciado por el Japanese American National Museum de la ciudad de Los Ángeles, California en el año de 1998.

María Elena Ota (sentada en el extremo izquierdo) junto con el grupo impulsor de estudios de las migraciones japonesas en el continente. Foto cortesía de Museo Nacional de Japoneses Americanos.

A pesar de la importancia de su carrera académica, la trayectoria personal y familiar de María Elena es desconocida. Formó parte de la historia que ella misma documentó de manera detallada sobre los inmigrantes.

Su padre, Kizo Ota llegó a México en el año de 1913, en plena revolución, cuando el presidente Francisco I. Madero fue asesinado y se desencadenó la lucha armada por todo el país contra el usurpador Victoriano Huerta. El inmigrante venía de una de las prefecturas más pobres del Japón, Fukuoka, lugar del que procedieron la mayoría de inmigrantes a México.

Kizo trabajó como agricultor en Mexicali y la madre de María Elena, Kiyo Mishima, arribó a esa ciudad por llamado de su padre en el año de 1928. Tres años después, en esa ciudad nació María Elena, a la que sus padres llamaron en japonés Iko. Pocos años después, la familia Ota se trasladó a El Rosario, Sinaloa, donde Kizo adquirió un predio agrícola. En esta ciudad María Elena inició sus estudios de educación primaria.

Fotografía de la madre de María Elena en el documento de ingreso a México. (Archivo General de la Nación)

Al iniciar la guerra entre Japón y Estados Unidos en diciembre de 1941, el gobierno norteamericano le solicitó al mexicano que reubicara, de manera inmediata, a todos los japoneses que radicaban en la frontera. Los inmigrantes y sus familias, con lo poco que podían llevar, se comenzaron a trasladar a las ciudades de México y Guadalajara en enero de 1942. 

Cartel propagandístico del ejército norteamericano contra los japoneses (National Archives and Records Administration)

De acuerdo a los militares norteamericanos, los inmigrantes y sus descendientes representaban un “peligro” para la seguridad de Estados Unidos. En California se esparcieron rumores de atentados y de una supuesta invasión del ejército japonés de la que los inmigrantes formarían parte.

Las comunidades japonesas en todo el continente habían formado familias por lo que sus descendientes eran ciudadanos de los países receptores. En el caso de Estados Unidos, de las 120 mil personas que fueron llevadas a diez campos de concentración, dos terceras partes eran norteamericanos por nacimiento, por lo que estaban plenamente integrados al modo de vida norteamericano.

En México, los inmigrantes y sus familias formaban parte de la economía y la sociedad de los pueblos donde radicaban por lo que fueron sus habitantes los que se opusieron al traslado obligatorio y los que enviaron cartas al gobierno mexicano para que los inmigrantes no se concentraran en el centro de la república.

La histeria y el odio antijaponés que se acrecentó en Estados Unidos, se extendió a lo largo del continente por lo que los japoneses y sus familias fueron estigmatizados como “enemigos” de los países donde radicaban. La guerra entre Estados Unidos y Japón adquirió en el continente un fuerte contenido racista y persecutorio contra las comunidades de origen japonés que tenían más de cuatro décadas de haberse instalado en diversos países de América.

María Elena Ota y su hermano, que eran ciudadanos mexicanos por nacimiento, se trasladaron con sus padres a la ciudad de México en agosto de 1942. En esa ciudad radicaron sólo unos meses ante la imposibilidad de conseguir un trabajo y rentar una vivienda.

Ante esta situación, la familia Ota y cientos de concentrados más se trasladaron a una vieja hacienda ubicada en Temixco, cerca de la ciudad de Cuernavaca. La propiedad se adquirió con fondos de algunos japoneses y por el Kyoei-kai (Comité de Ayuda Mutua), organización creada por los propios inmigrantes, con el propósito de que los concentrados tuvieran un lugar donde vivir y trabajar.

La familia Ota permaneció sólo algunos meses en la hacienda de Temixco pues a inicios del año de 1943, Kizo Ota consiguió trabajo en lugares cercanos como agricultor productor de arroz. En esos años María Elena inició sus estudios de secundaria.

Niños en el Campo de Temixco (Colección Shozo Ogino)

Al final de la guerra en 1945, las autoridades permitieron a las comunidades japonesas el traslado sin restricción alguna. La familia Ota se mudó a la ciudad de México donde María Elena terminó su educación preparatoria en el año de 1949 con las más altas calificaciones. La situación económica de la familia no era muy boyante por lo que María Elena tuvo que trabajar y dejar hasta mejores tiempos su ingreso a la Universidad.

A finales de la década de 1950, María Elena ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional en la especialidad de Historia donde se graduó con honores. Su desempeño le permitió ingresar posteriormente a la maestría en esa misma Facultad.

En 1963, justo cuando finalizó sus estudios de posgrado, El Colegio de México, mediante la recomendación de Don Daniel Cosío Villegas, solicitó a la Fundación Rockefeller le otorgara una beca a Ota para realizar estudios de especialización en la historia y la cultura japonesa en la Universidad de Tokio. El objetivo de El Colegio era formar a un grupo de docentes para crear un Departamento en Estudios Orientales e impulsar un programa de maestría en esa área geográfica.

A su regreso de Japón en 1965, Ota ingresó como profesora en ese Departamento de Estudios Orientales bajo la dirección de Graciela de la Lama. Como docente del Departamento, que se convertiría posteriormente en el Centro de Estudios de Asia y África, Ota se encargó de la enseñanza de la historia, la lengua y la cultura japonesa. Para facilitar el estudio del idioma japonés, María Elena elaboró los primeros manuales y a la par empezó a estudiar de manera profunda la historia de la migración japonesa a México.

Presentación del libro “Siete migraciones”. María Elena, al centro, entre los historiadores Emma Cosío Villegas y Silvio Zavala(Colección El Colegio de México)

Para realizar el estudio sobre los inmigrantes japoneses, tema con el que se tituló como Doctora en la Facultad de Filosofía, Ota no sólo consultó miles de expedientes de los migrantes en los archivos del Registro de Extranjeros y de Relaciones Exteriores, sino que viajó por todo el país para entrevistar de manera directa a los propios japoneses.

María Elena Ota formó parte de la migración misma, perseguida y en un ambiente hostil logró no solo superar las dificultades que la concentración generó durante y después de la guerra sino formarse como especialista en historia en la Universidad Nacional y académica en El Colegio de México, ámbitos reservados mayoritariamente para varones. El contacto estrecho que tuvo con los inmigrantes le valió el reconocimiento y la admiración de la comunidad hasta su muerte en el año 2000.

 

Nota:

1. El libro está agotado pero puede ser consultado en línea en la Biblioteca de El Colegio de México

 

© 2023 Sergio Hernández Galindo

inmigrantes inmigración japoneses japoneses en México mexicanos-japoneses Maria Elena Ota Mishima México migración académicos
Acerca del Autor

Sergio Hernández Galindo es egresado de El Colegio de Méxicodonde se especializó en estudios japoneses. Ha publicado numerosos artículos y libros sobre la emigración japonesa  a México como a Latinoamérica.

Su más reciente libro Los que vinieron de Nagano. Una migración japonesa a México (2015) aborda las historias de los emigrantes provenientes de esa Prefectura antes y después de la guerra. En su reconocido libro La guerra contra los japoneses en México. Kiso Tsuru y Masao Imuro, migrantes vigilados explicó las consecuencias que el enfrentamiento entre Estados Unidos y Japón acarreó para la comunidad japonesa décadas antes del ataque a Pearl Harbor en 1941.

Ha impartido cursos y conferencias sobre este tema en Universidades de Italia, Chile, Perú y Argentina así como en Japón donde fue parte del grupo de especialistas extranjeros en la Prefectura de Kanagawa y fue becario de Fundación Japón, adscrito a la Universidad Nacional de Yokohama. Actualmentees profesor-investigador de la Dirección de Estudios Históricos del  Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Última actualización en abril de 2016

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Discover Nikkei brandmark Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!