Descubra a los Nikkei

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2023/3/7/seiichi-higashide/

Seiichi Higashide - Un hombre con tres patrias

En mis esfuerzos por aprender sobre la historia de los soldados nisei, inevitablemente comencé a aprender más sobre el encarcelamiento de los nikkei continentales durante la Segunda Guerra Mundial. Como sabemos, todos los nikkei fueron evacuados por la fuerza de los estados de la costa oeste y llevados a campos. Al explorar su historia, conocí a los más de 2.000 latinoamericanos japoneses (JLA), en su mayoría de Perú, que fueron detenidos por sus propios gobiernos, transferidos a Estados Unidos y encerrados en campos.

Foto de Seiichi Higashide tomada camino a la cárcel, pensando que podría ser el último recuerdo para su familia, 1944.

Una parte notable de esta historia se ve a través de la persona de Seiichi Higashide quien, junto con su familia, fue desarraigado del Perú durante la Segunda Guerra Mundial y encarcelado durante dos años en el territorio continental de los EE. UU., y finalmente se hizo una vida en Hawai'i. Un artículo anterior sobre la historia de la familia Higashide escrito por Gary Tachiyama se publicó en el número del 20 de marzo de 1981 de The Hawai`i Herald.

Higashide publicó unas memorias en japonés en 1981. Su hija Elsa Kudo y su yerno Eigo Kudo las hicieron traducir al inglés y publicarlas en la University of Washington Press. Lo siguiente está tomado de la segunda edición en inglés del libro, Adios to Tears: The Memoirs of a Japanese-Peruvian Internee in US Concentration Camps .

* * * * *

Vida temprana en Japón

Seiichi Higashide nació en 1909 en un remoto pueblo agrícola de la isla más septentrional de Japón, Hokkaido. El trabajo agrícola era exigente y los inviernos duros. Encontró su camino a Tökyö, donde trabajó en trabajos de baja categoría durante el día y estudió arquitectura por la noche. Seiichi escribió más tarde que cuando era niño vivió una vida de "tranquilo descontento". Creyendo que sus oportunidades eran limitadas, decidió emigrar.

Un nuevo comienzo en el Perú

Debido a que Estados Unidos había cerrado sus fronteras a los asiáticos mediante la Ley de Exclusión Asiática de 1924, la atención de Seiichi se centró en Perú. Con la ayuda financiera de sus compañeros y profesores de la escuela técnica, navegó hacia su nueva tierra. Tenía 21 años.

Después de un período inicial de adaptación a la cultura, el entorno y los desafíos de la barrera del idioma, se casó con una nisei peruana (una nikkei de segunda generación), Angelica Yoshinaga. Con su ayuda, inició un incipiente negocio minorista. No sólo tuvo éxito sino que emergió como líder de la comunidad nikkei del Perú, lo que finalmente le perjudicó. Cinco niños siguieron en rápida sucesión: Elsa, Carlos, Irma, Arthur y Martha.

Las nubes oscuras de la guerra

Poco después de la guerra, en diciembre de 1941, el presidente Franklin D. Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066 el jueves 19 de febrero de 1942. Esta orden facultó al Comando de Defensa Occidental del Ejército de los EE. UU. para expulsar a la comunidad nikkei de la costa oeste de los EE. UU. El programa de internamiento fue administrado por la Autoridad de Reubicación de Guerra, que operaba diez campamentos en el interior, supervisados ​​por líderes civiles. Los campos fueron designados áreas militares y custodiados por la policía militar.

Si bien no se encontraba en una zona de guerra, Perú no fue inmune a los impulsos que impulsaron la EO 9066. Estados Unidos emitió una “Lista Proclamada de Ciertos Nacionales Bloqueados” y, como líder de la comunidad Nikkei, el nombre de Seiichi apareció en la lista. En enero de 1944 fue detenido por cuatro policías peruanos. Diez días después, la policía peruana y soldados estadounidenses lo subieron a un barco. Detenido en Panamá junto con otros deportados, lo pusieron a trabajar sin compensación durante varios meses.

Cuando supo que las familias podrían reunirse, se comunicó con Angélica y le pidió que se uniera a él. Cerró sus operaciones comerciales y preparó a los cinco niños para viajar. Además de la WRA, el Departamento de Justicia y el Servicio de Inmigración y Naturalización operaban otros campamentos. Una de esas instalaciones fue el campo de internamiento familiar de Crystal City, en el sur de Texas, creado para alojar a internados internacionales con familias. Los Higashide se reunieron en Crystal City en julio de 1944. Los niños fueron ubicados en la escuela y en actividades recreativas. Así comenzó la americanización de la familia Higashide.

La guerra termina

Primera casa familiar en Chicago, 1950.

Posteriormente se les permitió salir de Crystal City con la condición de que se mudaran a un lugar llamado Seabrook Farms en Nueva Jersey, una planta empacadora que proporcionaba trabajo estable pero con salarios bajos a muchas personas de ascendencia japonesa. Para los JLA, sus registros se perdieron o fueron destruidos. Al no tener documentación para ingresar a los Estados Unidos, eran esencialmente apátridas, literalmente personas sin ciudadanía en un país. Sólo unos pocos de esta población fueron repatriados a Japón y Perú se negó a aceptarlos de regreso.

El gobierno de Estados Unidos designó a quienes se quedaron como “extranjeros ilegales en libertad condicional”. Era como una forma de libertad condicional con el espectro de la deportación flotando sobre sus cabezas. No obstante, desde esta frágil posición, Seiichi logró trasladar a su familia a Chicago, donde se encontraron con discriminación racial en las prácticas de vivienda y empleo.

Seiichi y Angelica, sosteniendo a su hija Deanna, 1953. (Fotos cortesía de la familia Higashide)

De nuevo trabajando en trabajos de baja categoría que no requerían dominio del inglés, él y Angélica juntaron suficiente dinero durante muchos años para adquirir varios edificios de apartamentos, lo que proporcionó un sustento estable para su familia. Nacieron tres hijos más como ciudadanos estadounidenses, Richard, Deanna y Mark, para un total de ocho. En 1958, Seiichi y Angélica se naturalizaron como ciudadanos estadounidenses.

Migración a Hawái

En 1971, cuando tenía 62 años, Seiichi pensó en jubilarse pensando en escapar del clima frío de Chicago. Él y Angélica buscaron lugares potencialmente adecuados, incluido Japón, pero no tomaron ninguna decisión. En 1973, Angélica desarrolló una neuralgia grave, que genera un dolor agudo e impactante, como el herpes zóster, y se debe a la irritación o daño del nervio. Siguiendo el consejo de su médico, se fueron de vacaciones a Hawai y visitaron a su hijo Arthur, que anteriormente se había mudado por motivos de salud.

Angélica respondió bien al clima cálido y pronto pudo dar paseos por la playa. Después de una larga visita, decidieron hacer de Hawai'i su hogar de retiro. Uno por uno, los ocho hermanos Higashide decidieron unirse a ellos en Hawai'i.

Como ocurrió con todos sus viajes anteriores, este último movimiento no estuvo exento de desafíos. El alto costo de vida en Hawái fue un obstáculo, pero Seiichi y Angélica se adaptaron. Ser considerados “kotonks”, o habitantes del continente, era una nueva forma de prejuicio. Como “forasteros”, los niños enfrentaron dificultades para encontrar trabajo, pero con el tiempo encontraron oportunidades laborales significativas, no sólo para sobrevivir sino para prosperar. Negándose a sentirse enojado o frustrado, Seiichi atribuyó esta forma de discriminación a una cercanía natural de las personas en una comunidad isleña.

(Nota: en un artículo anterior , analicé cómo se originó el término “kotonk” cuando los soldados nisei hawaianos encontraron diferencias culturales y de idioma con los nisei continentales en el Equipo de Combate del 442º Regimiento totalmente japonés y acuñaron la frase).

En busca de justicia para los latinoamericanos japoneses

Al jubilarse, Seiichi se convirtió en líder del movimiento de reparación de los JLA que habían sido encarcelados durante la guerra. Escribió cartas al Congreso y a otros ejecutivos gubernamentales, incluido el presidente Ronald Reagan. A la edad de 72 años, testificó ante la Comisión de Estados Unidos sobre Reubicación e Internamiento de Civiles en Tiempos de Guerra en una audiencia en Chicago. Su yerno Eigo interpretó su testimonio al inglés y también declaró porque su familia también era peruana y había estado encarcelada. La hija Elsa también testificó. Recuerda que toda la sala quedó en silencio cuando Seiichi habló con tanta fuerza y ​​sinceridad y porque nadie antes había oído hablar de la difícil situación de un japonés latinoamericano.

A pesar del error obvio, la disculpa y el pago simbólico de 20.000 dólares trasmitidos por la Ley de Libertades Civiles de 1988 no incluyeron a las JLA. Sin embargo, debido en parte al testimonio de los Higashide, el informe de la Comisión de Reparación “Justicia personal denegada” documentó su experiencia. Posteriormente, la ley fue modificada en 1992 para incluir a los JLA que habían permanecido en los EE. UU. y se les había otorgado la residencia permanente retroactiva a su fecha de entrada, junto con sus hijos nacidos en los campos durante la guerra. Ciento ochenta y nueve JLA recibieron la misma compensación que los estadounidenses de origen japonés. No obstante, esta enmienda dejó a una gran mayoría de las JLA fuera del proceso de reparación.

En 1996, se presentó una demanda colectiva en su nombre buscando igualdad de reparación para el resto del grupo afectado. Según los términos de un acuerdo de 1998, el Departamento de Justicia ofreció una carta presidencial de disculpa a cada internado elegible de la JLA, junto con un pago simbólico de 5.000 dólares. Más de 700 internados solicitaron una indemnización en virtud del acuerdo, mientras que otros la rechazaron y continuaron reclamando la cifra de 20.000 dólares.


Tres Patrias

A lo largo de su larga vida, Seiichi resolvió sus complicados sentimientos por lo que llamó sus “tres patrias”. El primero fue Japón, que recordaba con cariño a pesar de todas las dificultades que soportó. El segundo fue Perú, que recordaba positivamente incluso después de los malos tratos y la pérdida de bienes. El tercero fue Estados Unidos y, a pesar del encarcelamiento de su familia durante la guerra, estaba orgulloso de su ciudadanía estadounidense. Conservó un profundo afecto por los tres países por el resto de su vida.

La familia Higashide se reúne en Hawai'i, 1986.

Escribió que en Hawai'i encontró su "paraíso en la tierra". Vivió su vida con Angélica en un condominio de Waikïkï. Murió en 1997 a la edad de 88 años y Angélica falleció en 2012 a la edad de 95 años.

Seiichi expresó sus sentimientos por la cultura hawaiana en el último párrafo de Adios to Tears .

“He oído que 'Aloha' básicamente significa 'amor' pero difiere del significado cristiano de 'amor'. Aquí, el término parece estar más directamente relacionado con la tierra que nos sustenta y con la aceptación de las emociones humanas. En ese sentido, 'Aloha' incluye todo lo que he buscado durante muchos años”.

Al leer sobre la notable vida de Seiichi Higashide, me sorprende que no albergara amargura. Elsa Kudo recuerda que ni él ni su madre expresaron resentimiento por su desarraigo y encarcelamiento. Es un ejemplo notable de cómo los valores culturales japoneses de kachikan o gaman (resistencia silenciosa) y ganbari (persistencia) pueden brindarle a uno la capacidad de superar las dificultades de la vida. Estos valores estaban arraigados en Seiichi desde una edad temprana y le sirvieron durante toda su vida.

En el prefacio de la segunda edición inglesa de Adios to Tears , Elsa Kudo escribió:

“La lucha de la JLA por obtener reparación continúa en las circunstancias más difíciles. Esperamos que termine en victoria. Nuestro país habrá mostrado su verdadera grandeza al mundo, y estos [presos] casi olvidados finalmente podrán tener una sensación de cierre. Todos los pueblos de los Estados Unidos de América podrán sentirse seguros de que los campos de concentración no podrán duplicarse tan fácilmente en el futuro... mejor aún, que semejante denegación de justicia nunca volverá a sucederle a nadie”.

Eigo y Elsa Kudo hoy.

La historia de vida de Seiichi y las palabras de Elsa sirven de inspiración para defender la causa de la justicia para aquellas minorías raciales o étnicas que sufren discriminación basada únicamente en sus diferencias.

* * * * *

Adios to Tears está disponible para su compra en línea. Para obtener más información sobre el encarcelamiento de la JLA, puede visitar la Enciclopedia Densho .

* Este artículo se publicó originalmente en The Hawai'i Herald el 17 de febrero de 2023.

© 2023 Byrnes Yamashita

Adios to Tears (libro) campo de internamiento de Crystal City Crystal City (Texas) campos del Departamento de Justicia Hawái japoneses latinoamericanos Panamá Perú movimiento por el reclamo de compensaciones Seiichi Higashide Texas Estados Unidos campos de la Segunda Guerra Mundial
Acerca del Autor

Byrnes Yamashita es el vicepresidente de Nisei Veterans Legacy, una organización educativa sin fines de lucro dedicada a mantener vivo el legado de los soldados Nisei de la Segunda Guerra Mundial para las generaciones más jóvenes.

Actualizado en diciembre de 2022

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!