Discover Nikkei Logo

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2023/3/13/emigration-to-dominican-republic-2/

Emigración japonesa de posguerra a la República Dominicana - Parte 2: La respuesta japonés-estadounidense

Leer Parte 1 >>

Monumento a los inmigrantes japoneses en Santo Domingo, RD

Como se mencionó, el proyecto de posguerra del gobierno japonés para reasentar a ciudadanos japoneses en la República Dominicana, que fue problemático desde el principio, colapsó a mediados de 1961 después del asesinato del hombre fuerte dominicano Rafael Trujillo. Al cabo de un año, más de la mitad de las personas involucradas regresaron a Japón, mientras que la fracción más grande del resto se mudó a Brasil u otros países. Uno de los pocos elementos brillantes de la historia es el de la impresionante movilización de la comunidad japonesa americana para ayudar a los refugiados.

En octubre de 1961, cuando llegaron barcos a la República Dominicana para repatriar a los japoneses, los representantes de la comunidad en los Estados Unidos, al enterarse de la difícil situación de los refugiados, organizaron rápidamente la recolección de dinero y ropa. El Shin Nichi Bei informó que el transatlántico de carga OSK Argentino Maru , que transportaba al grupo inicial de 20 adultos y 14 niños, estaba previsto llegar a San Francisco, y varios grupos comunitarios locales anunciaron planes para una campaña de ayuda.

En una semana, según Taiichi Kawase, secretario ejecutivo local de Nichi Bei Kai, la iglesia independiente japonesa local hizo una donación inicial de 42 dólares, mientras que la iglesia japonesa del Séptimo Día envió 180 dólares. Otros 20 dólares se recibieron del grupo Wakayama, mientras que 2 dólares provinieron de Mae K. Fujita de Berkeley. Se entregaron paquetes de ropa para los refugiados en el edificio de la YMCA en 1830 Sutter y en la oficina de Nichi Bei Kai en el edificio local de JACL en 1759 Sutter St. Los miembros de la comunidad también donaron miles de libras de ropa, así como dulces y productos enlatados para distribuirlos a los refugiados.

Según un artículo del Pacific Citizen, cuando llegó el Maru argentino , personas comprensivas en el área de la Bahía habían recaudado un total de 1.683,25 dólares, que Kawase entregó al Capitán Edamatsu después de subir a bordo para reunirse con los refugiados. El dinero incluía 200.000 yenes en moneda japonesa, además de billetes verdes, dólares de plata, cinco centavos e incluso monedas de un centavo.

El artículo informó que los representantes de los refugiados (Yoshizo Hagiwara, de 34 años, de Kagoshima, y ​​Shizuo Kawamura, de 38 años, de la prefectura de Kochi) estaban visiblemente conmovidos por el regalo de la comunidad local.

“Hemos sufrido tanto durante nuestro intento de establecernos en una nueva tierra y la gente burocrática nos dio tantas patadas en los últimos meses, antes de abordar este barco, [que] casi hemos llegado a perder la fe en la bondad humana. ”, explicó uno de los refugiados. “Pero hemos recuperado la confianza en nosotros mismos y la fe en Dios desde que conocimos a gente buena en Los Ángeles y San Francisco. Estamos sinceramente agradecidos con la comunidad japonesa aquí”.

El capitán Kikuo Edamatsu anunció que los dólares se cambiarían a yenes japoneses en Yokohama y prometió que se distribuirían equitativamente entre los refugiados. “Si queda algo de ropa, haré arreglos en Yokohama para entregársela a otros grupos que regresen de República Dominicana este año”.

Artículo en el Pacific Citizen , 1961.

Mientras tanto, en Los Ángeles, la junta directiva de la Cámara de Comercio Japonesa local votó por unanimidad a favor de proporcionar asistencia financiera a los repatriados. Paul Takeda, director de la Cámara, anunció que se aceptarían obsequios monetarios y ropa de donantes voluntarios en la oficina de la Cámara y luego se entregarían al segundo y tercer contingente de refugiados. En pocos días, la Cámara recaudó alrededor de 550 dólares y cuatro toneladas de ropa donadas por japoneses del área de Los Ángeles. Cuando el Santos Maru , que transportaba a los emigrantes japoneses dominicanos de regreso a Japón, arribó al puerto de Los Ángeles, la Cámara de Comercio Japonesa Eiji Tanabe, acompañado por Kakuo Tanaka y Ryohei Iwamoto, se ofrecieron como voluntarios para hacer la presentación.

Saburo Kido, editor de Shin Nichi Bei , llamó a los lectores a donar su dinero, y especialmente su ropa de invierno usada, para que los refugiados de los trópicos tuvieran ropa abrigada que les ayudara a sobrevivir el invierno en Japón. Aún más, dijo, sus obsequios “servirían como un estímulo para estas personas decepcionadas y desanimadas de que hay personas que están dispuestas a extender una mano”. Curiosamente, Kido afirmó que los japoneses americanos deberían ser especialmente generosos y comprensivos con los refugiados en vista de su propia experiencia familiar:

“Aquellos de nosotros que hemos oído hablar de las experiencias de nuestros padres cuando llegaron por primera vez a este país pudimos comprender las dificultades que tuvieron que soportar los refugiados dominicanos. Los pioneros issei tuvieron que sufrir y perseverar mientras sentaban las bases para nosotros. El desarrollo del Valle Imperial, el área de Fresno, la Colonia Yamato en Livingston, Turlock y Cortez están repletos de historias del sólido espíritu pionero de los Issei que hicieron sus contribuciones al desarrollo de Occidente. Lo que se nos pide no es un sacrificio demasiado grande”.

Las necesidades de los refugiados japoneses de la República Dominicana catalizaron una rivalidad amistosa entre las comunidades japonesas del norte y centro de California y las del sur. Después de brindar asistencia crucial a los pasajeros del Maru argentino , los líderes de la comunidad del Norte, la mayoría de ellos Issei, organizaron un comité de ayuda en apoyo de los de los siguientes barcos. En el transcurso de una segunda campaña de ayuda se recibió un total de 8.024,20 dólares. Se entregaron alrededor de 600 dólares al grupo de refugiados a bordo del Santos Maru, además de los ya recaudados por las comunidades japonesas del sur de California.

La mayor parte del dinero se reservó para un tercer grupo de refugiados que llegarían en el Africa Maru de la OSK. Al final, los 149 refugiados a bordo del Africa Maru recibieron 10 dólares cada uno, 500 dólares de donantes del sur de California y el resto de las ganancias de la campaña del comité del norte de California. Unas seis toneladas de ropa donadas por Issei y Nisei del norte de California fueron cargadas a bordo del Africa Maru durante su escala local, la mitad para ser distribuida inmediatamente a los refugiados durante el viaje transpacífico y el resto para ser guardado en un almacén de Osaka para uso de futuros refugiados. .

En marzo de 1962, cuatro meses después, la Cámara de Comercio Japonesa del Sur de California anunció que se había recaudado un total de unos 950 dólares en efectivo y 12 toneladas de ropa usada para los refugiados dominicanos, y que se había ayudado a un total de 350 personas. Tras afirmar que sólo quedaba por distribuir una tonelada de ropa vieja y 187 dólares en efectivo, la Cámara envió nuevos llamamientos a los lugareños para que donaran ropa y dinero.

En abril de 1992, el transatlántico OSK America Maru hizo escala en San Francisco. Llevaba a 207 retornados (49 familias) de la República Dominicana. En el momento de su partida, algunos días después, los 207 repatriados al extranjero habían recibido un total de 2.070 dólares en efectivo, 1.535 dólares del comité de ayuda local y otros 535 dólares del fondo de ayuda a la comunidad japonesa de Los Ángeles. También recibieron unas dos toneladas de ropa usada del comité de ayuda local y tres toneladas más en Los Ángeles. Entre el grupo había 150 niños. Recibieron alrededor de $20 en dulces de representantes de la Iglesia Metodista Pine y nueve latas de dulces (por valor de $80) de Seiji Nakata, el dueño de una tienda de dulces local. A. Fujita, un representante de los retornados a bordo, expresó su agradecimiento a las comunidades japonesas en California y afirmó: "Estamos sinceramente agradecidos por su amabilidad".

En cierto sentido, la campaña humanitaria organizada por las comunidades nikkei de la costa oeste en 1961-1962 fue una posdata de la operación de ayuda masiva que habían puesto en marcha aproximadamente una década antes, para los esfuerzos de socorro en Japón durante el período de ocupación de posguerra. En aquel momento, el pueblo japonés se enfrentaba a una devastación generalizada y, a muchos, el apoyo que recibieron de las comunidades nikkei les salvó del hambre. Sin embargo, había una distinción importante. Los Issei y Nisei que ofrecieron asistencia a Japón durante el período de ocupación frecuentemente apoyaban a miembros de sus propias familias extendidas, o al menos ayudaban a personas de un país nativo o ancestral con el que estaban familiarizados y con el que mantenían vínculos.

Por el contrario, pocos o ningún japonés-estadounidense habían conocido a alguno de los refugiados de la República Dominicana en el momento en que llegaron a los puertos de California, o incluso conocían a alguno de los que se habían reasentado. Su apoyo y simpatía fueron desinteresados, producto de la benevolencia. Por lo tanto, presumiblemente eran aún más conmovedores y bienvenidos para aquellos que lo habían perdido todo y estaban haciendo todo lo posible para recomponer sus vidas.

© 2023 Greg Robinson

años 60 California caribeños República Dominicana Japón japoneses americanos Los Ángeles San Francisco Estados Unidos
Acerca del Autor

Greg Robinson, nativo de Nueva York, es profesor de historia en la Universidad de Quebec en Montreal , una institución franco-parlante  de Montreal, Canadá. Él es autor de los libros By Order of the President: FDR and the Internment of Japanese Americans (Editorial de la Universidad de Harvard, 2001), A Tragedy of Democracy; Japanese Confinement in North America (Editorial de la Universidad de Columbia, 2009), After Camp: Portraits in Postwar Japanese Life and Politics (Editorial de la Universidad de California, 2012), y Pacific Citizens: Larry and Guyo Tajiri and Japanese American Journalism in the World War II Era (Editorial de la Universidad de Illinois, 2012), The Great Unknown: Japanese American Sketches (Editorial de la Universidad de Colorado, 2016), y coeditor de la antología Miné Okubo: Following Her Own Road (Editorial de la Universidad de Washington, 2008). Robinson es además coeditor del volumen de John Okada - The Life & Rediscovered Work of the Author of No-No Boy (Editorial del Universidad de Washington, 2018). El último libro de Robinson es una antología de sus columnas, The Unsung Great: Portraits of Extraordinary Japanese Americans (Editorial del Universidad de Washington, 2020). Puede ser contactado al email robinson.greg@uqam.ca.

Última actualización en julio de 2021

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Discover Nikkei brandmark Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!