Descubra a los Nikkei

https://www.discovernikkei.org/es/journal/2019/3/26/nobuo-fujita/

“Thirty Minutes Over Oregon” presenta a los niños la complejidad de la guerra y la amistad

Cuando hablamos de la Segunda Guerra Mundial, a menudo lo hacemos en términos de hitos importantes: el encarcelamiento racista de los estadounidenses de origen japonés; los bombardeos de Pearl Harbor, Hiroshima y Nagasaki. Pero hay infinitas historias de menor escala que muchos de nosotros nunca escucharemos, como la de Nobuo Fujita, un piloto japonés enviado en una misión a bombardear Oregón. Como nadie resultó herido durante los atentados, no se convirtieron en noticia importante ni en Estados Unidos ni en Japón. Veinte años después, la ciudad de Brookings, Oregón, invitó a Fujita a su festival del Día de los Caídos, lo que generó una amistad para toda la vida y un mini programa de intercambio cultural.

El autor de libros infantiles Marc Tyler Nobleman conoció a Fujita a través de su obituario en el New York Times en 1997, que lo llamó el “único enemigo que bombardeó Estados Unidos”. Junto con la ilustradora Melissa Iwai, Nobleman volvió a contar la historia de Fujita para un público joven, en un libro que describe con empatía a los individuos atrapados en las guerras de sus gobiernos. Hablamos con Nobleman e Iwai sobre la realización de Thirty Minutes Over Oregon y las conversaciones que esperan que inspire.

Cuando leíste el obituario de Nobuo Fujita en The New York Times , ¿cuál fue tu reacción y cómo querías contar su historia?

Marc Tyler Nobleman: Aunque no soy un aficionado a la guerra ni he estado muy expuesto a la cultura japonesa, la historia de Nobuo me atrapó de inmediato, por dos razones principales: era una historia famosa de la que pocos habían oído hablar y trataba sobre la redención, un tema Rara vez lo veo en libros ilustrados de no ficción. Sentí que sería poderoso presentarles a los niños la historia de un enemigo que se convirtió en amigo. Es un tema complicado y muy digno de discusión.

¿Cómo fue tu proceso de investigación? ¿Había mucha información disponible sobre Nobuo además de su obituario?

Nobleman: Leí dos libros autoeditados de autores locales (Oregón); no había otros libros independientes sobre el tema. Pero reuní una gran cantidad de artículos de archivo (principalmente de periódicos) que resultaron invaluables. ¡Un artículo escrito por el propio Nobuo proviene de una revista que alguien encontró entre las paredes de su casa!

¿Qué te hizo querer trabajar en este proyecto?

Melissa Iwai: Cuando me ofrecieron este manuscrito, supe de inmediato que quería ilustrar esta historia. Me conecté con ello en muchos niveles. Mi papá vive en Oregon. Soy de ascendencia japonesa y he vivido y trabajado en Japón durante tres años durante la universidad y después de graduarme. Tengo una fuerte conexión con las culturas americana y japonesa.

Lo más importante es que me conmovió mucho la historia de Thirty Minutes Over Oregon . Es sorprendente que esta verdadera historia de reconciliación y perdón entre enemigos de la guerra no sea más conocida. Sentí que esta historia necesitaba ser contada y quería ser parte de ella.

¿Cuáles son sus antecedentes familiares? ¿Qué generación vino a los EE. UU.?

Iwai: Mi herencia es japonesa. Ambos grupos de abuelos emigraron a Hawái a principios de siglo desde las prefecturas de Wakayama y Yamaguchi en Japón. Mis padres, que son Nikkei Nisei, nacieron y crecieron en Honolulu, Hawaii y eran adolescentes durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Cuáles son las historias con las que creciste sobre la Segunda Guerra Mundial?

Noble: ¡No lo recuerdo! Ni siquiera puedo decir con certeza si lo cubrimos en la escuela primaria. Pero si fuera así, evidentemente nos habríamos centrado en los puntos de inflexión, es decir, en las grandes batallas. Durante mucho tiempo he estado más interesado en las historias más pequeñas y menos conocidas, como la de Nobuo.

Iwai: Mencioné antes que mis padres nacieron y crecieron en Hawaii. Crecieron en Honolulu y mi madre fue testigo del bombardeo de Pearl Harbor desde lejos mientras caminaba por las colinas de Honolulu cuando era niña. A menudo cuenta esa historia y cómo ella y su madre se preguntaban qué estaba pasando. Mi padre también cuenta la historia de cómo él y sus hermanos ayudaron a su padre a cavar su propio refugio antiaéreo cerca de su casa. Él, mi madre y otros niños llevaban sus propias máscaras antigás a la escuela.

Mi familia no fue internada en campamentos en Hawaii, pero las escuelas de japonés a las que asistían los fines de semana estaban cerradas y los disuadieron de hablar japonés. Desafortunadamente, no hablan el idioma. Por eso me vi obligado a aprender japonés cuando estaba en la universidad.

¿En qué te basaste para el aspecto de este libro?

Iwai: Me pidieron que ilustrara este libro con el estilo de mis bocetos diarios que hago de la gente que veo en Brooklyn. Dibujo a lápiz y luego pinto en acuarela. Luego dibujo algunas líneas con tinta en la parte superior, pero no de una manera que delinee cada forma. Intento utilizar la línea de tinta para realzar la acuarela y también para crear movimiento.

Sabía que también quería usar un collage para esta historia. Quería mostrar documentación real, como titulares de periódicos y cartas, que ayudaran a mostrar lo que la gente leía y veía durante la guerra. También vi varias películas dramáticas relacionadas con la Segunda Guerra Mundial, como Tora Tora Tora y Kuroi Ame (Black Rain) , para tener una idea del período de una manera visualmente dinámica.

Dibujas las caras de las personas de una manera muy empática. ¿Cómo es tu proceso al planificar las ilustraciones? ¿Tienes gente que pruebe diferentes poses y expresiones para ti?

Iwai: Muchas gracias. Debido a que esta historia está basada en una persona real, sentí que necesitaba una referencia fotográfica para capturar la imagen de Nobuo Fujita. Investigué mucho y traté de encontrar tantas fotos como pude de Nobuo, su familia y la gente de Brookings.

Cuando pinté a los personajes, al igual que con mis bocetos diarios de personas, no intenté capturarlos de manera fotorrealista. Hice muchos estudios de bocetos de antemano y luego, cuando pinté en acuarela, pinté muy rápido y traté de capturar el movimiento de la figura.

Le pedí a mi esposo que hiciera algunas poses que fotografié. Tenía en mente las poses que quería, pero no las fotos reales de las personas que las hacían, así que usarlo como referencia me ayudó a capturar el movimiento de la pose, pero en realidad no lo estaba pintando a él ni a SU imagen. Como tenía que pintar rápidamente en acuarela y dibujar mi línea de tinta rápidamente, a menudo hacía muchas, muchas iteraciones de la misma escena hasta que se me ocurría algo que me gustaba.

¿Viajaste a Brookings y Tokio mientras investigabas para este libro? Si es así, ¿cómo fue eso?

Noble: ¡Ojalá! Pero desde entonces he estado en Brookings (después de que el libro estuviera en redacción pero antes de su publicación). Ahora que el libro ya salió, estoy planeando organizar viajes de visita escolar a ambos lugares. Con respecto a Japón, serían escuelas internacionales y estoy abierto a sugerencias.

Iwai: Viajé a Brookings para este proyecto. Fue la primera vez que hice un gran viaje de investigación para un libro, pero también fue el primer libro de no ficción de los más de veinte que he ilustrado. Sentí que realmente necesitaba estar en el entorno para sentirlo. Y necesitaba tanta referencia fotográfica que no pude conseguir en Nueva York. Me puse en contacto con la amable gente de The Curry Pilot , que es el periódico local de Brookings. Me permitieron revisar todos sus archivos y tomar fotografías de todo lo que pensé que podría necesitar. Así que tomé muchas fotografías de las visitas de Nobuo a lo largo de varias décadas que fueron documentadas por el periódico.

También pude visitar el lugar de la bomba en las montañas y tomar mis propias fotos allí. Fue una experiencia muy conmovedora. Al final de mi reunión de investigación en Brookings, conduje hasta la costa para visitar a mi padre, que vive cerca de la costa norte de Oregón. Fue un gran regalo poder ver cuál era el color de la luz del amanecer en el océano (viajaba allí durante el mismo mes y a la misma hora del día en que Nobuo bombardeó la costa en 1942). También fue un placer ver el faro de Cabo Blanco e imaginar cómo le habría parecido a Nobuo desde el aire en relación con la costa.

No viajé a Japón para investigar, pero viví en Tokio durante un año en 1987-1988 cuando era estudiante de intercambio en la Universidad de California. Estudié japonés en ICU (la Universidad Cristiana Internacional) y viajé por toda la zona durante el año. Cuando Nobuo recibió a los cuatro estudiantes de la escuela secundaria Brookings en Tokio en la década de 1980, ¡era el mismo período en el que yo había vivido allí! Así que pude volver atrás y mirar las fotos que había tomado durante ese tiempo y ver los estilos de ropa y recordar cómo era estar en Tokio a finales de los años 1980.

¿Qué espera que los lectores se lleven de este libro?

Nobleman: Como ocurre con cualquier libro que escribo, estoy ansioso por cambiar las percepciones. Me encanta cuando los lectores (jóvenes o no) descubren que les atrapa una historia que al principio supusieron que no sería de su interés. Nuevamente, como no buscaba escribir un libro sobre la Segunda Guerra Mundial o Japón, en este caso entré en esa categoría. En otras palabras, el primer lector cuya mente abrí fue la mía. Me encantaría que los niños que leyeran la historia de Nobuo se dieran cuenta de que, en la guerra, no todos los combatientes son villanos y tienen fe en que la gente cambia.

Iwai: Espero que los lectores vean que las personas y los puntos de vista pueden cambiar y que la paz entre enemigos se puede lograr cuando ambas partes lo deseen. También espero que el libro despierte el interés por la cultura japonesa y las relaciones entre Estados Unidos y Japón. Thirty Minutes Over Oregon también es un excelente punto de partida para explorar las experiencias de los japoneses-estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que espero que los educadores y los padres también puedan usarlo para iniciar esas discusiones.

© 2019 Mia Nakaji Monnier

autores bombardeos bombas libros libros para niños materiales de biblioteca Oregón publicaciones Treinta minutos sobre Oregón (libro) Estados Unidos Segunda Guerra Mundial
Acerca del Autor

Mia Nakaji Monnier nació en Pasadena, de madre japonesa y padre americano, y ha vivido en once ciudades y pueblos diferentes, incluyendo Kioto – Japón, en el  pequeño pueblo Vermont y en el suburbano Texas. Actualmente, ella estudia  escritura no ficticia en la Universidad de South California y escribe para Rafu Shimpo y Hyphen magazine, y es practicante en Kaya Press. Puede contactarse con ella en: miamonnier@gmail.com

Última actualización en febrero de 2013

¡Explora Más Historias! Conoce más sobre los nikkeis de todo el mundo buscando en nuestro inmenso archivo. Explora la sección Journal
¡Buscamos historias como las tuyas! Envía tu artículo, ensayo, ficción o poesía para incluirla en nuestro archivo de historias nikkeis globales. Conoce más
Nuevo Diseño del Sitio Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto! Conoce más

Discover Nikkei Updates

CRÓNICAS NIKKEI #13
Nombres Nikkei 2: ¿Grace, Graça, Graciela, Megumi?
¿Qué hay en un nombre? Comparte la historia de tu nombre con nuestra comunidad. ¡Las presentaciones están abiertas!
ACTUALIZACIONES DEL PROYECTO
NUEVO DISEÑO DEL SITIO
Mira los nuevos y emocionantes cambios de Descubra a los Nikkei. ¡Entérate qué es lo nuevo y qué es lo que se viene pronto!