Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

El fenomeno nikkei como ser diferencial

La necesidad de una integración cultural efectiva de los Nikkei con la sociedad mayoritaria en donde vive

El tema de la globalización trajo aparejada la valorización de la multiculturalidad en el escenario mundial y la aceptación de la palabra “multiétnico” en vez de la utilización discriminatoria de la división en razas y color. La mayoría de la población en el mundo trata de vivir en el presente mediante la asimilación de las diferentes culturas que el medio de comunicación y el movimiento poblacional facilitan al conocimiento y al mismo tiempo a su acercamiento.

Sin embargo, pareciera que la globalización cultural se refiera más a la expansión de la cultura occidental diseminados en todos los rincones del mundo y son practicados sobre todo entre los jóvenes. Por otro lado, algunas culturas guardan celosamente lo propio para no perder la cultura autóctona como el caso de los indígenas Latinoamericanos y los japoneses.

Refiriéndome al caso de los japoneses y los nikkei podríamos decir que, practica el “Desarrollo sin ruptura” como manifiesta Yuichi Mashimo, es decir que trata de asimilar lo otro, lo foráneo, sin rechazar lo propio ni la tradición ancestral, sino que los integra para ser transformados a su vez para un nuevo desarrollo. El tema de la asimilación e imitación para luego lograr a su máximo perfeccionamiento es muy propio de los japoneses. Por otra parte, es interesante constatar que, a pesar de la utilización de lo foráneo cuida de no perder la identidad de su propia cultura.

En esta dualidad del comportamiento de los nikkei, empezando por la doble nacionalidad o mejor dicho por la hibridación cultural implícita y explícita, que consisten en: las herencias ancestrales de su familia japonesa y la otra, mediante asimilación directa y personal de la cultura del medio en que vive, es decir del entorno donde nació creció y se maduró, se crea una personalidad multifacético, una nueva tipología de gente, tal vez exótica, diferencial. Lo que hace realmente la diferencia es, sin duda, su aspecto físico que viene de su origen racial sumado a ello el trato y la manera de pensar y concebir las cosas hacen que caigan en su ensimismamiento cultural. Esto es, como una especie de sensibilidad acomplejada del japonés con el mundo exterior, que vive un mundo relativamente cerrado, de raza única, sustentada en el sistema imperial como el centro y que ha alimentado la supuesta superioridad étnica. Esta forma de ver y guardar la conducta y el comportamiento que viene de la época Meiji ha transcendido en las colonias japonesas que iba formando en la América Latina desde el fines del siglo XIX. De esta forma se creó el ethos japonés sobre la base de “Yamato Damashii y “Yamato Nadeshiko”, términos ya en desuso en el Japón de hoy pero que de alguna manera permanece todavía en algunos mentalidades donde la colonización japonesa florecieron y conservaron las antiguas culturas y lo tradicional de la sociedad japonesa.

La cultura así formada de los nikkei y cultivada entre ellos, por falta de una apertura significativa de los mismos, bloquea de alguna manera la integración efectiva con los nacionales sobre todos entre los del asentamientos ijuchi de la colectividad japonesa y nikkei, alejada y poco integrada con la sociedad mayoritaria por lo que tratan de mantener de alguna manera esa estructura tradicional y sin mezclas en lo posible de lo foráneo.

La integración se da mas entre los nissei y los sansei quienes viven en las ciudades por motivos de estudios o demandas laborales en donde existen oportunidades de abrir su cerrado mundo hacia las culturas locales y tratar de no ser ajenos al medio en que vive.

La integración efectiva de los nikkei, no es fácil como ocurre como en otras etnias con respecto a la sociedad mayoritaria sobre todos de la América Latina. Haciendo una comparación somera con otras inmigraciones sobre todo europeas podemos constatar que:

    1. La inmigración de japoneses en la América Latina empezó en el año 1897 en México, mientras que la llegada de europeos acontece con Colon en 1492

    2. El numero global de japoneses y nikkei en las América (Norte, Centro y Sur) es relativamente pequeña en comparación con los europeos y sus descendientes.

    3. La cultura dominante en las América desde siempre fue la europea, particularmente la religión cristiana católica y el sistema de educación hispana dogmática en la América Latina.

    4. El crisol de la raza para los latinoamericanos era y sigue siendo todavía en gran parte la raza blanca europea que es la elite y el patrón de la cultura y las costumbres de todas las naciones.

    5. De ahí la discriminación étnica (racial) en donde el paradigma no es seleccionar al mejor sino que, evitar la contaminación étnica y elegir al que conviene y resguardar los mejores puestos para los blancos.

    6. El carácter ensimismado de los japoneses y un cierto complejo con respecto a los extranjeros hace que no pueda enfrentar a esta situación de desventaja El uchi benkei (ser lider solamente dentro de su comunidad) no basta en ese mundo de constante desafío multiétnico.

    7. La mayoría de los Nikkei trata de realizar cualquiera de las tareas correctamente, con responsabilidad y honestidad en un ambiente de astucia, de picardía criolla, y corrupción política, en donde navegar contra la corriente es contraproducente y no tener contactos o relacionamientos con el poder se hace más difícil.

    8. El enryo (prudencia, saber ceder el paso, tener consideración del otro) es una virtud principal que los japoneses vienen practicando por milenios para la conducción armónica en una sociedad, sin embargo su practica no es valida ni mucho menos comprendida en el mundo occidental. La conceptualización exacta de esta palabra tan necesaria para la convivencia humana, no existe en el occidente.

    9. Vencer el natural timidez ante lo foráneo y exponer sus puntos de vistas con claridad y caminar con pasos firmes y seguros en un mudo rodeado de oportunidades y bloqueos.

Se percibe en el ambiente mundial un despertar hacia la cultura japonesa. Surgieron varios entusiastas en estudios japoneses, el interés por la religiones orientales y japonesas y sus pensamientos, las artes japonesas y su transcendencia en el mundo occidental, el animé (manga) que se esta haciendo furor entre los jóvenes, el estudio del idioma, la valoración de las comidas japonesas, etc.

El Japón de hoy ya no debe ser solamente la potencia económica y tecnológica que irrumpió el mundo desde finales del siglo XX, así mismo, como un gran contribuyente del desarrollo para los países en vía de desarrollo como la América Latina, sino que se espera una relación mas profunda en el aspecto cultural e interesarse más por la trayectoria de sus descendientes nikkei que viven en todas las América y el mundo. Cada uno de los cuales llevan el sello distintivo de la japonización en lo espiritual y físico y en la hora de la verdad son los que realmente apoyarán a su madre patria, el Japón.

Los nikkei de hoy, están capacitados a desempeñar un papel significativo en el nuevo milenio que ya se inició, estudiemos el cómo de este desafío.

© 2008 Emi Kasamatsu

Sobre esta serie

La escritora e investigadora Emi Kamatsu desarrolla un análisis filosófico y antropológico del ser, pensar y actuar Nikkei. Comienza con una comprensión del concepto de “Crisol de Razas” para delinear los antecedentes históricos, las influencias recíprocas, las ventajas y desventajas en esa integración cultural del inmigrante y sus descendientes.